Presentación

  • : Ministerio de Liturgia
  •  Ministerio de Liturgia
  • : Moniciones, Evangelio diario El Santo Rosario Sabias que? Pensamientos vivencias diarias
  • Contacto

Páginas

15 enero 2013 2 15 /01 /enero /2013 08:01

MONICION DE ENTRADA

Buenos días (noches) hermanos en CRISTO.

El Señor nos revela a su Hijo, que muestra su gloria como enviado del Padre; se trata del comienzo de los signos que confirman la fe de los discípulos, y es ya un anuncio de la Eucaristía. Hoy el Señor nos muestra en un banquete de bodas, el banquete mesiánico que supone un mundo nuevo, un vino nuevo, un amor nuevo. Ésta es su invitación de hoy a todos y a cada uno de nosotros. Nos ponemos de pie y cantamos.

SALUDO INICIAL

ACTO PENITENCIAL

Hermanos, para celebrar estos santos misterios, es necesario reconocer, en la presencia del Señor, que somos pecadores, y arrepentidos, pidamos perdón por nuestras faltas:

Ø  Porque como cristianos, muchas veces no sabemos ser luz para los demás.

SEÑOR TEN PIEDAD

Ø  Por no saber escuchar tu voz, que nos invita constantemente a seguir tú camino.

CRISTO TEN PIEDAD

Ø  Porque muchas veces, por nuestros egoísmos y ambiciones, no ayudamos a formar y fortalecer tu Pueblo Santo.

SEÑOR TEN PIEDAD

GLORIA

ORACION COLECTA

Oh, DIOS, todopoderoso, tu que te compadeces de los mas débiles, escucha nuestras plegarias en oración que tu pueblo te trae, y haz que nuestras vidas se fundamenten en tu paz. Por nuestro señor JESUCRISTO. AMEN

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICION A LA PRIMERA LECTURA             Is. 62, 1-5

Hermanos en este texto del Antiguo Testamento, se nos muestra Dios como el esposo de su pueblo, a quien ama con un amor entrañable, a pesar de sus contínuas infidelidades. Escuchemos con atención.

SALMO RESPONSORIAL                                       Salm 95

MONICION A LA SEGUNDA LECTURA                      1Co 12, 4-11

En esta segunda lectura pablo nos manifiesta la diversidad de dones que el Espíritu suscita dentro de la comunidad, advirtiéndonos muy claramente que ellos son verdaderamente importantes en cuanto son para el bien común.

MONICION AL EVANGELIO                                                  Jn 2, 1-11

Jesús, en el santo Evangelio, se nos muestra realizando un signo, en una verdadera manifestación de su gloria y un anticipo del signo por excelencia: la entrega de sí mismo, de su vino, de su sangre, a la Iglesia. Nos ponemos de pie para escuchar la proclamación del SANTO EVANGELIO.

HOMILIA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Queridos hermanos, con gran fe y confianza pidamos al Espíritu Santo que distribuye sus dones entre nosotros, que nos ayude a elevar a nuestro Padre del Cielo, esta oración en la que le presentamos nuestras necesidades. A cada una de las peticiones responderemos orando:

"SEÑOR, TRANSFORMA NUESTRO CORAZÓN"

1.-Para que la Santa Iglesia resplandezca siempre como signo del misterio de Jesús que viene, con su vida, pasión, muerte y resurrección a establecer una y definitiva alianza de amor de parte de Dios con todos aquellos que lo esperan, lo buscan y lo encuentran, es decir, están abiertos al amor fiel y perfecto de Dios.

ROGUEMOS AL SEÑOR

2.-Para que en nuestra Iglesia diocesana, nuestro Obispo y nuestros sacerdotes, nos guíen siempre en el trabajo de construcción de una auténtica comunidad, donde el amor fraterno sea el signo distintivo entre todos sus miembros.

ROGUEMOS AL SEÑOR

3.-Para que todos los pueblos se unan de verdad, y así podamos enfrentar los grandes desafíos del mundo de hoy: el hambre, la carrera armamentista, los atentados contra la vida humana y las migraciones y así alcanzar una auténtica y definitiva paz para todos los hombres.

ROGUEMOS AL SEÑOR

4.-Para que ante cada hermano pobre y enfermo, descubramos a tu mismo Hijo y, no permaneciendo indiferentes ante el sufrimiento humano, seamos la manifestación de tu amor de Padre.

ROGUEMOS AL SEÑOR

5.-Para que todos los miembros de nuestra comunidad, reconociendo y respetando los dones y la diversidad de funciones que cada uno tiene, trabajemos de verdad en la construcción de una única Iglesia, basada en un solo Señor y en el único Espíritu.

ROGUEMOS AL SEÑOR

6.-POR TODAS Y TODOS AQUÍ REUNIDOS

Para que, el sabernos salvados en la Sangre del Cordero, nos anime y fortalezca, en el combate constante, contra todo aquello que pretenda alejarnos de la vida eterna.

ROGUEMOS AL SEÑOR

Dios rico en misericordia, concédenos lo que te hemos pedido y ayúdanos a ser siempre fieles a lo que María Santísima nos indicó en Caná: el que en cada instante de nuestras vidas hagamos todo lo que Cristo nos diga. Por Jesucristo, nuestro Señor.

LITURGIA DE LA EUCARISTIA

MONICIÓN COLECTA

Hermanos, seamos solidarios con los más pobres y enfermos de la comunidad, y apoyemos al sostenimiento de nuestra Parroquia. Seamos generosos y desprendidos en la colecta.

MONICIÓN DE OFRENDA

Pan y Vino

Ante tu Altar, Señor, presentamos los dones de Pan y Vino, frutos de la tierra y del trabajo del hombre, que por la intervención del Espíritu Santo, se convertirán en tu Cuerpo y en tu Sangre, alimento espiritual, que nos anima e impulsa en el arduo peregrinar de la fe.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Hermanos, si estamos reconciliados, acerquémonos a recibir a Jesús, hecho Pan de Vida, y con fe y amor, participemos del Banquete Eucarístico.

ACCIÓN DE GRACIAS

Hoy te bendecimos, Padre, porque Cristo Jesús, tu Hijo,
es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo;
por su Sangre derramada,

hemos recibido la redención, el perdón de los pecados.
Él es el cordero pascual de la liberación, que nos restaura
a nuestra imagen original, reflejo tuyo,

y alimenta en nosotros la vocación de santidad.
Gracias, Señor, por esta gracia y por la misión que nos confías:
ser con Cristo signo y sacramento de tu amor al hombre.
Ayúdanos a mostrar en nuestra conducta de convertidos
que Jesús resucitado ha vencido el pecado en nuestra vida,
que hemos adoptado, como nuestros, sus criterios y actitudes.
y que todo nuestro empeño es que venga a nosotros tu reino.
Amén.

MONICION DE DESPEDIDA

Esta Eucaristía que hemos celebrado sólo tiene verdadero y auténtico sentido si hemos venido a celebrarla para que Jesucristo sea el alimento de nuestro camino diario y si en verdad estamos dispuestos a seguir el consejo de María: "Hagan lo que Él les diga".

Compartir este post

Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo

Comentarios

Matilde 17/01/2013

Gracias por compartir las Moniciones, es de mucha ayuda. Dios se los recompense.