Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación

  • : Ministerio de Liturgia
  • : Moniciones, Evangelio diario El Santo Rosario Sabias que? Pensamientos vivencias diarias
  • Contacto

Páginas

13 febrero 2010 6 13 /02 /febrero /2010 10:31
  • Primera Lectura: I Reyes 12,26-32;13,33-34
    "Jeroboán hizo dos becerros de oro"

 

En aquellos días, Jeroboán pensó para sus adentros: "Todavía puede volver el reino a la casa de David. Si la gente sigue yendo a Jerusalén para hacer sacrificios en el templo del Señor, terminarán poniéndose de parte de su señor, Roboán, rey de Judá; me matarán y volverán a unirse a Roboán, rey de Judá." Después de aconsejarse, el rey hizo dos becerros de oro y dijo a la gente: "¡Ya está bien de subir a Jerusalén! ¡Éste es tu Dios, Israel, el que te sacó de Egipto!"

Luego colocó un becerro en Betel y el otro en Dan. Esto incitó a pecar a Israel, porque unos iban a Betel y otros a Dan. También edificó ermitas en los altozanos; puso de sacerdotes a gente de la plebe, que no pertenecía a la tribu de Leví. Instituyó también una fiesta el día quince del mes octavo, como la fiesta que se celebraba en Judá, y subió al altar que había levantado en Betel, a ofrecer sacrificios al becerro que había hecho. En Betel estableció a los sacerdotes de las ermitas que había construido.

Jeroboán no se convirtió de su mala conducta y volvió a nombrar sacerdotes de los altozanos a gente de la plebe; al que lo deseaba lo consagraba sacerdote de los altozanos. Este proceder llevó al pecado a la dinastía de Jeroboán y motivó su destrucción y exterminio de la tierra.

 

  • Salmo Responsorial: 105
    "Acuérdate de mí, Señor, por amor a tu pueblo."

 

Hemos pecado con nuestros padres,
hemos cometido maldades e iniquidades.
Nuestros padres en Egipto
no comprendieron tus maravillas. R.

En Horeb se hicieron un becerro,
adoraron un ídolo de fundición;
cambiaron su gloria por la imagen
de un toro que come hierba. R.

Se olvidaron de Dios, su salvador,
que había hecho prodigios en Egipto,
maravillas en el país de Cam,
portentos junto al mar Rojo. R.

 

  • Evangelio: Marcos 8,1-10
    "La gente comió hasta quedar satisfecha"

 

Uno de aquellos días, como había mucha gente y no tenían qué comer, Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: "Me da lástima de esta gente; llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer, y, si los despido a sus casas en ayunas, se van a desmayar por el camino. Además, algunos han venido desde lejos." Le replicaron sus discípulos: "¿Y de dónde se puede sacar pan, aquí, en despoblado, para que se queden satisfechos?" Él les preguntó: "¿Cuántos panes tenéis?" Ellos contestaron: "Siete." Mandó que la gente se sentara en el suelo, tomó los siete panes, pronunció la acción de gracias, los partió y los fue dando a sus discípulos para que los sirvieran. Ellos los sirvieron a la gente. Tenían también unos cuantos peces; Jesús los bendijo, y mandó que los sirvieran también. La gente comió hasta quedar satisfecha, y de los trozos que sobraron llenaron siete canastas; eran unos cuatro mil. Jesús los despidió, luego se embarcó con sus discípulos y se fue a la región de Dalmanuta.


Homilía para hoy
Marcos 8,1-10


El Santo Rosario
El Santo Rosario - Misterios Gozosos


                              Sabías que...
El canon de la Biblia hebrea fue fijado por los judíos de Palestina hacia la era cristiana y es conservado por los judíos modernos. Sólo contiene los libros hebreos, con exclusión de los libros escritos en griego y de los suplementos de Ester y Daniel


Punto de Vista
San Antonio de Padua y la oración

Pensamiento

Ten por cierto que si a Dios un alma le es grata, más la pondrá a prueba. Por tanto, ¡Coraje! y adelante siempre.

San Pío de Pietrelcina



Había mucha gente que no tenían que comer..
1Rey. 12, 26-32; 13, 33-34; Sal. 105; Mc. 8, 1-10

Como había mucha gente y no tenían qué comer, Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: me da lástima de esta gente: llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer…’

Jesús es nuestro alimento. Ha venido para que tengamos vida y vida en abundancia. ¿Qué hace Jesús para alimentar nuestra vida? Está el alimento de su Palabra, que ilumina y enriquece nuestra vida. Palabra de salvación, palabra de vida. Pero es que El mismo se ha hecho vida nuestra.
Como nos narra san Juan a continuación del milagro de la multiplicación de los panes, allá en la sinagoga de Cafarnaún nos dice que busquemos el alimento que da vida para siempre. El pan bajado del cielo que da vida y que el que lo coma no morirá. Terminará diciéndonos que El es ese Pan bajado del cielo, que su Carne es verdadera comida y su Sangre verdadera bebida, y que el que le coma vivirá por El. Es un anuncio de su entrega, de su muerte salvadora. Pero es un anuncio de cómo El se hace comida para nosotros, por eso es un anuncio de la Eucaristía.
Pero creo que al reflexionar sobre este milagro de la multiplicación de los panes que nos narra hoy el evangelista Marcos podemos aprender muchas más cosas. Muchas veces ya hemos reflexionado sobre este milagro ya nos lo cuenten los sinópticos o ya nos lo narre san Juan. Como ya hemos reflexionado los milagros que hace Jesús son signos excepcionales de la cercanía del Reino de Dios.
Me atrevo a decir. Cristo quiere alimentar nuestra vida, pero Cristo no es ajeno a la necesidad de pan material que tienen muchos hombres y mujeres hoy en día a través de todo el mundo. Nos habla el evangelista de una muchedumbre hambrienta a la que Jesús quiere dar de comer. Pienso también en esas muchedumbres hambrientas de nuestro mundo, hambrientas de alimento pues mueren de hambre, pero hambrientas también de muchas más cosas, hambrientas de vida, de cultura, de paz, de desarrollo, de justicia. Y Cristo nos dice a nosotros, como dijo entonces a los discípulos que tenemos que darles de comer.
No podemos ser insensibles ante las necesidades de todo tipo de los hombres y mujeres, nuestros hermanos y hermanas, que viven en un mismo mundo que nosotros. Unas veces bien cercanos a nosotros, porque somos conscientes de los problemas de tantos en nuestra cercanía, en nuestra misma sociedad, sobre todo pensando en la grave crisis que padecemos hoy. Aumenta el umbral de la pobreza. Creo que todos somos conscientes. Oímos hablar continuamente de los llamamientos que hace Cáritas para poder atender a tantos que acuden pidiendo ayuda. Y desde la pobreza de nuestros pocos panes tenemos que ser solidarios.
Claro que pensamos también en la problemática que en este sentido hay a nivel global en nuestro mundo. Precisamente estamos en estos días en la Campaña de Manos Unidas contra el Hambre en el Mundo. no vamos a entrar en estos momentos de nuestra reflexión en listados de cifras y de carencias, que de ello podemos tener noticia por otros medios. Pero sí tenemos que escuchar la voz del Señor que nos está pidiendo también que tenemos que darles de comer. No nos podemos despedir, como sucedía entonces en el evangelio. Serán pocos los panes que tengamos, porque pocos sean nuestros medios pero si todos ponemos un pedazo de pan, la bandeja se podrá llenar para repartir y compartir.
Que tengamos la sensibilidad del amor.
Compartir este post
Repost0

Comentarios