Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : Ministerio de Liturgia
  •  Ministerio de Liturgia
  • : Moniciones, Evangelio diario El Santo Rosario Sabias que? Pensamientos vivencias diarias
  • Contacto

Páginas

19 octubre 2009 1 19 /10 /octubre /2009 09:48
  • Primera Lectura: Romanos 4,20-25
    "Está escrito también por nosotros, a quienes nos valdrá si creemos en él"

     

    Hermanos: Ante la promesa de Dios Abrahán no fue incrédulo, sino que se hizo fuerte en la fe, dando con ello gloria a Dios, al persuadirse de que Dios es capaz de hacer lo que promete, por lo cual le valió la justificación. Y no sólo por él está escrito: "Le valió", sino también por nosotros, a quienes nos valdrá si creemos en el que resucitó de entre los muertos a nuestro Señor Jesús, que fue entregado por nuestros pecados y resucitado para nuestra justificación.

  • Interleccional: Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado a su pueblo.
    Lucas 1,69-75

     

    Nos ha suscitado una fuerza de salvación / en la casa de David, su siervo / según lo había predicho desde antiguo / por boca de sus santos profetas. R.

    Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos / y de la mano de todos los que nos odian; / realizando la misericordia / que tuvo con nuestros padres, / recordando su santa alianza. R.

    Y el juramento que juró a nuestro padre Abrahán. / Para concedernos que, libres de temor, / arrancados de la mano de los enemigos, / le sirvamos con santidad y justicia, / en su presencia, todos nuestros días. R.

  • Evangelio: Lucas 12,13-21
    "Lo que has acumulado, ¿de quién será?"

     

    En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús: "Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia." Él le contestó: "Hombre, ¿quién me ha nombrado juez o árbitro entre vosotros?" Y dijo a la gente: "Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes."

    Y les propuso una parábola: "Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos: "¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha." Y se dijo: "Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha. Y entonces me diré a mí mismo: Hombre, tienes bienes acumulados para muchos años; túmbate, come, bebe y date buena vida." Pero Dios le dijo: "Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?" Así será el que amasa riquezas para sí y no es rico ante Dios."

    Homilía para hoy
    Lucas 12,13-21
    El Santo Rosario
    El Santo Rosario - Misterios Gozosos

                                                               Sabías que...
    Apostasía es "El rechazo total a la fe Cristiana" CIC# 2089.

    Pensamientos

    Olvidáos de vos mismo y entregáos a Él, y Él tendrá cuenta y cuidado de vos.

    Santa Margarita Maria


        "Ser el número uno en todo, no significa nada; ser de los de en medio, significa     
               persistencia; pero ser de los últimos es no perder la fe nunca"
                                                                         Mauricio Polina Cano


    La humildad de un "jardinero"


    A continuación presento una anécdota interesante.

    Sucedió hace años en Monterrey a un estudiante que terminaba sus estudios llamado Rogelio Villarreal. Rogelio había sido presidente de la Sociedad de Alumnos. Y cuando se creó el Departamento de Extensión Universitaria, el Rector de la universidad, Roberto Treviño, lo puso al frente.

    Con todo entusiasmo se avocó a su tarea. Uno de los problemas principales era que los estudiantes de pocos recursos no podían adquirir sus libros. Rogelio pensó crear una biblioteca que llamó del “Libro Alquilado”. La función sería alquilar los libros por pequeñas cantidades a esos estudiantes.

    Al sacar la lista de lo que se necesitaba se fue de espaldas. Se necesitaban 60 mil pesos para comprarlos. Con todo el plan detallado se presentó con el Rector, le explicó el plan y le pidió el dinero. Como la Universidad tenía carencias económicas, el Rector aceptó el plan, pero no dio el dinero, sino que le sugirió que visitara al Gobernador, le presentara el plan, y le pidiera el dinero.

    El tenaz Rogelio trepó en su destartalado auto y se dirigió a buscar la casa del Gobernador. Ya en la colonia donde vivía, no encontraba la calle y daba vueltas. Con este esfuerzo, el desvencijado carro protestó y sin más ni más, se paró. Como Rogelio no sabía de mecánica, no pudo arreglar el desperfecto. Volteando a todas partes para ver si alguien le ayudaba, vio en una de las casas cercanas a un hombre arreglando el jardín, quien ya se había dado cuenta de sus problemas y se acercó para ayudarle. Metió las manos en el motor y empezó a trabajar.

    Mientras el jardinero le hacía de mecánico, Rogelio le platicaba con entusiasmo que buscaba la casa del Gobernador para pedirle 60 mil pesos. Y le decía que esa biblioteca es para ellos, pues así sus hijos podrían estudiar sin gastar en costosos libros. El jardinero mecánico, trabajaba y escuchaba. En poco tiempo el jardinero logró poner en funcionamiento el renegado carro de Rogelio. Asimismo le indicó donde era la casa del Gobernador.

    Rogelio, agradecido, sacó un billete de diez pesos y se lo ofreció al jardinero. En principio los rechazó pero, ante su insistencia, los aceptó. Ya para marcharse, el jardinero le dijo: “Mire, a lo mejor en la Cervecería le pueden ayudar con los 60 mil pesos que necesita para la biblioteca”. Y le sugirió que hablara con el señor Ricardo González.

    Rogelio no pudo localizar al Gobernador. Entonces pensó seguir el consejo del jardinero y visitar la Cervecería. Al día siguiente, temprano, ya estaba el incansable Rogelio en la Cervecería. Pidió hablar con el señor Ricardo González y para su sorpresa fue recibido de inmediato. Pero había otra sorpresa mayor. El señor González tenía ya hecho el cheque por 60 mil pesos, que le entregó.

    Rogelio, mudo de asombro, creía estar soñando. Pero el señor González le dijo: “El propio Don Eugenio Garza Sada me indicó que le entregara esta cantidad para su biblioteca del Libro Alquilado”.

    Resultaba que el jardinero mecánico, al que le había obsequiado 10 pesos, era el mismo Don Eugenio, dueño de la Cervecería.

    Una breve anécdota que muestra a Don Eugenio como fue, un gran hombre, que en su sencillez, modestia y humildad siempre ayudó lo que pudo, logrando un gran bien para México.

                                                                                    Presbítero José Martínez Colín


    Poesía

    Una cruz sencilla


    Hazme una cruz sencilla,
    carpintero...
    sin añadidos
    ni ornamentos...
    que se vean desnudos los maderos,
    desnudos y decididamente rectos:
    los brazos en abrazo hacia la tierra,
    el astil disparándose a los cielos.
    Que no haya un solo adorno
    que distraiga este gesto:
    este equilibrio humano
    de los dos mandamientos...
    sencilla, sencilla...
    hazme una cruz sencilla, carpintero.

    León Felipe
    Punto de Vista

Compartir este post

Repost 0
Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo

Comentarios