Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : Ministerio de Liturgia
  •  Ministerio de Liturgia
  • : Moniciones, Evangelio diario El Santo Rosario Sabias que? Pensamientos vivencias diarias
  • Contacto

Páginas

17 junio 2017 6 17 /06 /junio /2017 14:30

MONICION ENTRADA

Hermanos hoy, celebramos con gozo la Eucaristía del Jueves Santo, Día del Amor Fraterno. Estamos aquí, como los primeros discípulos, reunidos con Jesús en la víspera de la Pasión, así también nosotros nos hemos congregado esta noche memorable para recordarle a Él, celebrando la Santa Cena. Es una celebración para permanecer unidos a Cristo y actualizar aquello que él realizó; el gesto de partir el pan y el gesto de lavar los pies.

Abramos nuestro corazón a su amor, para revivir con Él los días centrales de nuestra fe.

De pie, cantamos

SALUDO INICIAL

ACTO PENITENCIAL

MONICION AL GLORIA

Durante la Cuaresma, tiempo de penitencia y de conversión, no hemos proclamado el Gloria. Hoy en este Día Santo, llenos de gozo y agradecidos por su bondad, le alabamos cantando el himno de su Gloria.

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICION A LAS LECTURAS

La primera lectura, nos presenta la historia de la Cena Pascual de los judíos, con la que conmemoraban su liberación de Egipto. La misma que Jesús celebró antes de su muerte, y que es para nosotros también, el memorial de nuestra liberación.

La segunda lectura, nos explica por qué la Eucaristía es la nueva Pascua. La tradición que recibió Pablo, ha llegado hasta nosotros.

Escuchemos.

MONICIÓN AL EVANGELIO

En el Evangelio Jesús lava los pies de sus discípulos, este gesto nos recuerda lo que nosotros hemos de hacer con los hermanos: amar hasta el extremo.

De pie, aclamamos la Palabra de Dios cantando.

HOMILIA

LAVATORIO DE PIES

En estos momentos, damos inicio al lavatorio de los pies.

Hemos escuchado en el Evangelio, cómo Jesús lavó los pies a sus discípulos. Ahora, el sacerdote que preside nuestra celebración repetirá este gesto con doce personas de nuestra comunidad.

El gesto de Jesús de lavar los pies a sus discípulos nos obliga a hacer lo mismo con los demás. Dejarse querer no es fácil. Dejarse servir nos descoloca. Dejar que la fuerza de su amor entre en nosotros, nos llena de gozo y alegría.

Que todos los que estamos aquí en esta noche, nos sintamos servidos y acariciados por las manos del sacerdote que representan las mismas manos de Cristo, que nos amó hasta el extremo de dar su vida por nosotros.

Antes de lavar a cada uno los pies, el monitor lee:

1.- Curemos con nuestra amistad y nuestra presencia los pies heridos de aquellas personas que se han visto obligadas a emigrar de su tierra dejando familia en búsqueda de una vida más digna.

2.- Enjuguemos los pies fatigados de los millones de niños que son explotados laboralmente y no tienen oportunidad de estudiar, denunciando esa explotación y procurando el bien de ellos.

3.- Animemos con nuestra comprensión y ayuda fraterna los pies cansados de todos aquellos cristianos que a veces dudan y se sienten confusos porque la realidad no responde a sus expectativas.

4.- Consolemos con nuestro apoyo los pies confusos y frustrados de aquellas parejas cuyo amor ha degenerado en amargura y amenazas, para que el respeto a la propia dignidad les haga buscar salida.

5.- Ofrezcamos una comunidad eclesial acogedora y alegre como bálsamo a los pies de tantos jóvenes que hoy vagan en el sinsentido del deseo consumista y en el vacío interior.

6.- Lavemos con nuestro perdón los pies de aquellos que a lo largo de nuestro caminar nos han ofendido, porque sólo así nuestros pies quedarán limpios del polvo de nuestras ofensas.

7.- Reforcemos con nuestro diálogo y buena intención los pies de todos los que trabajan por el bien común y dedican su tiempo y esfuerzo en favor de los demás.

8.- Unamos nuestra voluntad y oración por la paz, para aliviar la frustración y dolor de tantas personas que a pesar de sus esfuerzos siguen sufriendo la guerra y la violencia.

9.- Orientemos nuestro andar cotidiano en la familia, el trabajo y las relaciones en favor de la justicia social y los derechos de todos cuyos pies hoy sufren llagas vivas de explotación, inseguridad, corrupción y manipulación.

10.- Dediquemos tiempo a estar sin prisas con nuestros hijos, nuestros amigos, nuestros mayores, porque el estar es la mejor caricia y el mejor abrazo para renovar las fuerzas necesarias de nuestros pies cansados en el caminar de cada día.

11.- Acojamos con calor y ternura los pies tristes de los que sufren enfermedades incurables y viven el ocaso de su vida en medio del rechazo de sus seres queridos porque el dolor que comparten con Cristo nos redime a todos.

12.- Reconfortemos con nuestro agradecimiento los pies cansados de aquellos que están al cuidado de los enfermos porque su alivio es regalo que abre caminos de humanidad.

PLEGARIA UNIVERSAL Del boletín Sagrado Triduo Pascual

LITURGIA EUCARÍSTICA

MONICION DE OFRENDAS

PAN

Mira Señor, traemos este pan, símbolo de nuestra alimentación más básica y del hambre. Por su carencia, sufren millones de personas en este mundo. Pero es también el símbolo de tu Eucaristía, de tu cuerpo entregado por nosotros. Danos Señor, la fuerza de tu Cuerpo para empeñarnos en la realización de los compromisos de amor y servicio que nos pides.

RACIMO DE UVAS

Muchos racimos de uvas darán lugar al vino, signo de la sangre que vertió tu Hijo por nosotros, en su pasión y en la Cruz. Con ellas queremos expresar que es posible un mundo distinto, fruto del amor y la entrega por el otro.

CANASTA DE VIVERES

Señor, aquí traemos el fruto de nuestra solidaridad, de nuestra Cuaresma, que quiere ser alivio de las necesidades de los más pobres. Trabaja sin descanso, Señor, nuestros corazones, para que crezca en ellos nuestra sensibilidad a favor de los más pequeños y necesitados.

MONICIÓN A LA COLECTA

Con la colecta que vamos a realizar, traeremos hasta el altar nuestra aportación para las necesidades de la parroquia. Que nunca Señor, olvidemos que, si decimos quererte, hemos de querer también a los demás.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICION DE COMUNIÓN

Somos invitados a la Mesa del Señor, a recibir su Cuerpo y Sangre, entregados para nuestra salvación. Que al acercarnos renovemos el compromiso de lavarnos los pies unos a otros; es decir, de ponernos al servicio de nuestros prójimos.

 

TRASLADO DEL SANTISIMO SACRAMENTO AL MONUMENTO

La Celebración de este día ha estado llena de signos y símbolos que nos han introducido ya en el Triduo Pascual. Siguiendo la costumbre tradicional del Jueves Santo, terminamos la celebración de la Misa de la Cena del Señor, trasladando el Santísimo Sacramento, el Cuerpo de Cristo que se reservará, para la comunión de mañana, en el Monumento que hemos preparado.

El altar será desnudado y ya no se celebrará la Eucaristía hasta la noche de la Vigilia Pascual.

Hoy no vamos a recibir la bendición del sacerdote, ni se nos dirá: «Pueden ir en paz». Porque esta Misa no termina, se va a prolongar hasta culminar el sábado por la noche, con la Vigilia Pascual.

MONICIÓN A LA RESERVA DEL SANTÍSIMO

Tras la Cena, Jesús partió hacia el monte de los Olivos, donde pidió a sus discípulos que vigilaran y oraran. Hoy, nos hace la misma invitación a cada uno de nosotros. Por eso los invitamos a no dejarlo solo en este jueves, vamos a adorarlo y expresarle nuestro reconocimiento; y hasta la medianoche cada cual procurará ofrecerle un poco de su tiempo, viniendo a acompañarlo y velar junto a Él, haciendo nuestra la noche de su agonía. Recordemos sus palabras: "¿Es posible que no hayan podido quedarse despiertos conmigo ni siquiera una hora?".

La adoración hoy, es hasta las 12 de la noche.

Mañana a las 8 a.m., nos congregaremos en la Capilla Santa Rosa para contemplar los pasos de la Pasión del Señor en el Vía Crucis. 3 p.m. Siete Palabras en la sede, 8 p.m. celebración de la Pasión y procesión del Cristo yaciente.

Compartir este post

Repost 0
Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo

Comentarios