Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : Ministerio de Liturgia
  •  Ministerio de Liturgia
  • : Moniciones, Evangelio diario El Santo Rosario Sabias que? Pensamientos vivencias diarias
  • Contacto

Páginas

9 diciembre 2016 5 09 /12 /diciembre /2016 22:32

MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos días, hermanos en Cristo. Bienvenidos a esta celebración del tercer domingo de adviento.

Hoy es el Domingo de la alegría. Pero no una alegría barata y comercial, sino la que viene del Espíritu. Una alegría que se identifica con Jesús, que llega de nuevo para ser liberación y Buena Noticia para todos los hombres, especialmente para los que sufren y que están tristes.

Nos ponemos de pie y cantamos.

SALUDO INICIAL

CORONA DE ADVIENTO

Encendemos la tercera vela de nuestra corona de Adviento, acercándonos así a la Navidad que Dios nos regala.

(Un niño u otra persona encienden la tercera vela, al mismo tiempo que se lee esta oración o se canta algo apropiado a la corona).

En las tinieblas se encendió una luz,

en el desierto clamó una voz.

Se anuncia la buena noticia:

¡El Señor va a llegar!

Preparen sus caminos, porque ya se acerca.

Adornen su alma

como una novia que se engalana el día de su boda.

Ya llega el mensajero.

Juan Bautista no es la luz, sino el que nos anuncia la luz.

Cuando encendemos estas tres velas

cada uno de nosotros quiere ser

antorcha tuya para que brilles,

llama para que calientes.

¡Ven, Señor, a salvarnos!,

ACTO PENITENCIAL

GLORIA

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

La primera lectura del Profeta Isaías está llena de optimismo, anunciando el plan de Dios que es de alegría y liberación total.

El apóstol Santiago, nos invita a revestirnos de paciencia y así esperar la venida del Señor.

El evangelio de Juan, nos narra con gran fuerza la historia de Juan, el Bautista, el precursor de Jesús.

 Escuchemos

HOMILÍA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Animados por la esperanza y la alegría que la Palabra de Dios nos inspira, nos dirigimos a Él expresándole la oración que brota de esa esperanza. Digamos:  

¡SEÑOR, TÚ ERES NUESTRA ALEGRÍA!

1. Por nuestra Madre la Iglesia, para que sea ante el mundo signo de alegría y esperanza.                                                                                                  

                                                                                                           ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Por los pueblos que sufren la guerra y la violencia, de forma especial en estos días por Palestina e Israel, la tierra que vio nacer a Jesús, para que pueda brotar la paz y la reconciliación.                                                                                                

                                                                                                          ROGUEMOS AL SEÑOR

3.  Por los pobres, los enfermos, los que no tienen techo, los que pasan dificultades o les falta el calor de una familia, para que podamos descubrir en ellos a Cristo que pasa a nuestro lado.                                                                                                

                                                                                                  ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por  los jóvenes que se confirman en nuestra comunidad, para que vivan intensamente su fe en la esperanza y sean testigos convincentes de Jesucristo con su modo de vida.

.                                                                                                  ROGUEMOS AL SEÑOR

5. Por nuestras familias cristianas, especialmente por las más necesitadas, para que la alegría de estas próximas fiestas no quede rota o adulterada ni por la televisión, ni por el afán consumista, ni por otras actividades que empañen la armonía familiar.                                                                                                 

                                                                                                  ROGUEMOS AL SEÑOR

Padre bueno, acoge estas intenciones que ponemos ante tu misericordia  para que podamos prepararnos dignamente a las fiestas de la Navidad ya próximas. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

LITURGIA  EUCARISTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

Seguimos armando nuestro pesebre para que esté listo, como nosotros, cuando llegue Navidad:

PASTORES

Dios ha escogido a los más pobres, los humildes pastores, como invitados de honor al nacimiento de su Hijo. Dios siempre está con los pobres.

PANDERETA

Con esta PANDERETA queremos prepararnos a manifestar lo que vamos a celebrar: EL NACIMIENTO DE CRISTO. La alegría hay que vivirla y demostrarla.

PAN Y VINO

Ahora llevamos al altar lo que la palabra “Belén” significa: EL PAN que necesitamos para ser mejores, el pan del Señor, el pan y el vino de la Eucaristía.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

El cordero de Dios proclamado por el Bautista, nos invita a su mesa. Llenos de alegría por la llegada de Jesús a nuestras vidas, acerquémonos a recibirlo con amor y gratitud.

 (ACCIÓN DE GRACIAS)

 

Queremos, Señor,  que siembres en nuestros corazones

 la verdadera ALEGRIA.

Son muchas cosas las que nos preocupan,

pero, con tu llegada,

van desapareciendo nuestras inquietudes.

 

Gracias, porque con tu nacimiento,

renacen en nosotros las ganas de ser mejores.

Gracias, porque vas poniendo en nuestro corazón

sentimientos de solidaridad para con los pobres.

Gracias por las veces que otros nos han traído alegría

 y por la que hemos llevado a otros.

Alegra también, Señor,

el corazón de los enfermos, pobres y necesitados.

 ¡Gracias, Señor¡ Amén.

DOMINGO 7PM. CONFIRMACIONES

MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos noches, hermanos en Cristo. Bienvenidos a esta celebración del tercer domingo de adviento.

Hoy es el Domingo de la alegría. Pero no una alegría barata y comercial, sino la que viene del Espíritu. Una alegría que se identifica con Jesús, que llega de nuevo para ser liberación y Buena Noticia para todos los hombres, especialmente para los que sufren y que están tristes.

Hoy, algunos jóvenes de nuestra comunidad recibirán el sacramento de la Confirmación. Se han preparado durante dos años para convertirse en testigos de Cristo. Recemos por todos ellos.

Nos ponemos de pie y cantamos.

SALUDO INICIAL

CORONA DE ADVIENTO

Encendemos la tercera vela de nuestra corona de Adviento, acercándonos así a la Navidad que Dios nos regala.

 (Un niño u otra persona enciende la tercera vela, al mismo tiempo que se lee esta oración o se canta algo apropiado a la corona).

En las tinieblas se encendió una luz,

en el desierto clamó una voz.

Se anuncia la buena noticia:

¡El Señor va a llegar!

Preparen sus caminos, porque ya se acerca.

Adornen su alma

como una novia que se engalana el día de su boda.

Ya llega el mensajero.

Juan Bautista no es la luz, sino el que nos anuncia la luz.

Cuando encendemos estas tres velas

cada uno de nosotros quiere ser

antorcha tuya para que brilles,

llama para que calientes.

¡Ven, Señor, a salvarnos!,

ACTO PENITENCIAL

GLORIA

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

La primera lectura del Profeta Isaías está llena de optimismo, anunciando el plan de Dios que es de alegría y liberación total.

El apóstol Santiago, nos invita a revestirnos de paciencia y así esperar la venida del Señor.

El evangelio de Juan, nos narra con gran fuerza la historia de Juan, el Bautista, el precursor de Jesús.

Escuchemos.

MONICIÓN: PRESENTACIÓN DE LOS CONFIRMANDOS. (Antes de la homilía)

(Se nombran los nombres de cada uno)

..............

................

..............

...............

Estos jóvenes fueron bautizados con la promesa de que serían “educados en la fe”, y de que “un día recibirían por la Confirmación la plenitud del Espíritu Santo. Este fue el compromiso de sus padres y padrinos en el Bautismo. Como catequista de estos jóvenes, tengo la satisfacción de decir a la comunidad reunida, que estos jóvenes han  recibido la catequesis adecuada a su edad.

HOMILÍA

MONICIÓN IMPOSICIÓN DE MANOS. 

El día de Pentecostés, los Apóstoles recibieron una presencia muy especial del Espíritu Santo. Los Obispos, sus continuadores, transmiten desde entonces el Espíritu Santo como un don personal por medio del sacramento de la Confirmación, que ahora va a comenzar con la imposición de manos. La imposición de manos es uno de los gestos que aparecen habitualmente en la historia de la salvación y en la liturgia para indicar la transmisión de un poder o de una fuerza o de unos derechos.

MONICIÓN CRISMACIÓN.

Hemos llegado al momento culminante de la celebración. El Padre Francisco, como delegado del Obispo para esta celebración, les impondrá la mano y los marcará con la cruz gloriosa de Cristo para significar que son propiedad del Señor. Los ungirá con óleo perfumado. Ser crismado es lo mismo que ser otro Cristo, ser Mesías, ser ungido. Y ser Mesías y Cristo comporta la misma misión que el Señor: dar testimonio de la verdad y ser, por el buen olor de las buenas obras, fermento de santidad en el mundo.

CREDO

 

PLEGARIA UNIVERSAL

Animados por la esperanza y la alegría que la Palabra de Dios nos inspira, nos dirigimos a Él expresándole la oración que brota de esa esperanza. Digamos:  

¡SEÑOR, TÚ ERES NUESTRA ALEGRÍA!

1. Por nuestra Madre la Iglesia, para que sea ante el mundo signo de alegría y esperanza.                                                                                                  

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Por los pueblos que sufren la guerra y la violencia, de forma especial en estos días por Palestina e Israel, la tierra que vio nacer a Jesús, para que pueda brotar la paz y la reconciliación.                                                                                                

                                     ROGUEMOS AL SEÑOR                                                                                                                             

3.   Por los pobres, los enfermos, los que no tienen techo, pasan dificultades o les falta el calor de una familia, para que podamos descubrir en ellos a Cristo que pasa a nuestro lado.                                                                                                                                                                                    

                                                                                                  ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por  los que hoy nos hemos confirmado. Para que vivamos intensamente nuestra fe en la esperanza y seamos testigos convincentes de Jesucristo con nuestro modo de vida.

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

5. Por nuestras familias, especialmente por las más necesitadas, para que la alegría de estas próximas fiestas no quede rota o adulterada ni por la televisión, ni por el afán consumista, ni por otras actividades que empañen la armonía familiar.                                                                                                                                                                                                      

                                                                                                 ROGUEMOS AL SEÑOR

LITURGIA  EUCARISTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS  

VELAS

Señor, tú eres nuestra luz. Que nuestras mesas, nuestros hogares, estén siempre iluminadas con luz.

CRUCES

Presentamos al Señor estas cruces, signo del mucho amor que Jesús nos ha tenido y que nos recordarán que nosotros tenemos que llegar a amar de la misma manera.

PASTORES

Dios ha escogido a los más pobres, los humildes pastores, como invitados de honor al nacimiento de su Hijo. Dios siempre está con los pobres.

PANDERETA

Con esta PANDERETA queremos prepararnos a manifestar lo que vamos a celebrar: EL NACIMIENTO DE CRISTO. La alegría hay que vivirla y demostrarla.

PAN Y VINO

Ahora llevamos al altar lo que la palabra “Belén” significa: EL PAN que necesitamos para ser mejores, el pan del Señor, el pan y el vino de la Eucaristía.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

El cordero de Dios proclamado por el Bautista, nos invita a su mesa. Llenos de alegría por la llegada de Jesús a nuestras vidas, acerquémonos a recibirlo con amor y gratitud.

ACCION DE GRACIAS 

Padre bueno, acoge estas intenciones que ponemos ante tu misericordia  para que podamos prepararnos dignamente a las fiestas de la Navidad ya próxima. Por Cristo N. Señor.                                                               

                   AMÉN

(ACCIÓN DE GRACIAS)

 

Queremos, Señor,  que siembres en nuestros corazones

 la verdadera ALEGRIA.

Son muchas cosas las nos preocupan,

pero, con tu llegada,

van desapareciendo nuestras inquietudes.

 

Gracias, porque con tu nacimiento,

renacen en nosotros las ganas de ser mejores.

Gracias, porque vas poniendo en nuestro corazón

sentimientos de solidaridad para con los pobres.

Gracias por la veces que otros nos han traído alegría

 y por la que hemos llevado alegría a otros.

Alegra también, Señor,

el corazón de los enfermos, pobres y necesitados.

 ¡Gracias, Señor¡ Amén.

Compartir este post

Repost 0
Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo

Comentarios