Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : Ministerio de Liturgia
  •  Ministerio de Liturgia
  • : Moniciones, Evangelio diario El Santo Rosario Sabias que? Pensamientos vivencias diarias
  • Contacto

Páginas

18 diciembre 2015 5 18 /12 /diciembre /2015 12:55

MONICIÓN DE ENTRADA

Hermanos y hermanas, buenos días (noches). Les damos la más cordial bienvenida a esta Eucaristía.

Hoy domingo, cuarto y último de adviento, fijamos  nuestra mirada en la Virgen María, nuestra Señora del Adviento. La liturgia la instala hoy como modelo delante de nuestros ojos y a  pocos días de la celebración de la Navidad, Ella con su “Hágase lo que Tú quieras”  es una puerta abierta a la Esperanza, al mundo que aguarda la venida del Salvador, que desea confiar e ir al encuentro de Dios.

Nuestra Diócesis celebra también  hoy el día del seminario. Rezaremos por los seminaristas que se preparan para ser sacerdotes.

Nos ponemos de pie y cantamos. 

SALUDO INICIAL

CORONA DE ADVIENTO

Encenderemos la cuarta vela. Poco a poco se ha ido iluminando nuestra esperanza. La luz ha ido aumentando semana a semana. Pronto llegará la gran luz, Cristo. Pero… ¿hemos encendido nosotros la luz en nuestro interior?... (Un niño u otra persona enciende la cuarta vela, al mismo tiempo que se lee esta oración o se canta algo apropiado a la corona).

Señor Jesucristo,

Tú estás con nosotros y nos alegramos con María,

bendita entre las mujeres porque fue escogida por el Padre

para llevar a cabo su plan de salvación de la humanidad,

proyectado desde la eternidad y manifestado y cumplido ahora en Ti.

 

Al encender esta cuarta vela,

queremos expresar nuestra disponibilidad a que el Espíritu Santo

nos cubra con su sombra y actúe en nosotros, como en María,

para que el Padre, alfarero del hombre, transforme nuestra arcilla

en obra de sus manos.

 

¡Ven pronto, Señor! ¡Ven a salvarnos!

ACTO PENITENCIAL

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Las lecturas de hoy tienen ya un cierto sabor a Navidad. En el evangelio se reconoce a María como una mujer de la cual saldrá el Mesías esperado. Hoy se nos habla del cumplimiento de todas las profecías. De la Salvación que, por fin, llega a las puertas de la humanidad. Por fin, vemos a las claras, que la fidelidad de Dios se muestra universal, grande y amorosa.

Escuchemos con atención.

HOMILÍA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Con María nuestra Madre, nuestra Señora del Adviento, oremos a nuestro Redentor diciendo:

“HAZNOS CUMPLIR TU VOLUNTAD, SEÑOR”

1.- Por nuestra Madre la Iglesia, que ha recibido, como María, la misión de dar a luz a Cristo. Para que en medio del mundo seamos presencia del Emmanuel, «el Dios-con-nosotros».                                                                                              

                                                                                                                           ROGUEMOS AL SEÑOR

2.- Por nuestros gobernantes. Para que trabajen siempre con honestidad buscando el bien común, especialmente de los que más sufren                                                                                       

                                                                                               ROGUEMOS AL SEÑOR

3.- Por las vocaciones al ministerio sacerdotal en nuestra Diócesis: para que siempre haya jóvenes dispuestos a entregar totalmente su vida al servicio de la Iglesia.                                                     

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

4.- Por los países en conflicto, para que, al acercarse los días de la Navidad, cesen las guerras, los odios, las divisiones y las injusticias en los pueblos.

                                                                                               ROGUEMOS AL SEÑOR

5.- Por las mujeres embarazadas, para que puedan llevar adelante este hermoso período de sus vidas, acompañadas del cariño y asistencia necesarias de los suyos.

                                                                                               ROGUEMOS AL SEÑOR

Gracias, Señor, por habernos dado a tu Madre, María, madre del sí y de la esperanza. Que Ella nos ayude a esperarte en esta Navidad, imitando su generosidad. Tú que  vives, inmortal y glorioso, por los siglos de los siglos. Amén.

LITURGIA  EUCARISTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

ÁNGELES

Los ángeles están presentes en el Adviento y en la Navidad y están presentes también en nuestra vida, con las mismas funciones que han cumplido siempre: advierten la presencia de lo sagrado, anuncian o realizan la Presencia de Dios en nuestra personal historia de salvación.

SANDALIAS

Con estas sandalias, queremos representar, en este cuarto domingo de adviento, la actitud de servicio, de generosidad y de entrega de la Virgen María. Quien se puso en camino aun estando esperando la venida del Salvador.

PAN Y VINO

Nosotros, ¿qué vamos a presentar al Niño Jesús?  Quizá un corazón más sincero, una voluntad más  decidida, el esfuerzo perseverante  de cada día. Pensémoslo, al presentar el Pan y el Vino… (En silencio se llevan las ofrendas)

MONICIÓN DE COLECTA

Nuestra Parroquia se abre hoy a las necesidades formativas de nuestros seminaristas y futuros sacerdotes. Colaboremos con generosidad en el sostenimiento y formación de éstos.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Jesús, el Señor,  dijo, al venir a este mundo: “Oh Dios, aquí estoy  para hacer tu voluntad”. Dichosos nosotros invitados a recibir este pan de vida que nos ayudará a buscar y a cumplir la voluntad de Dios.

 (ACCIÓN DE GRACIAS)

Hoy, Señor, te bendecimos con María, la Madre de Jesús,
porque colmas el gozo de los pobres y humildes con tu venida.
Pero reconocemos que nuestra fe es pequeña e inmadura:
No sabemos creer con firmeza, estabilidad y equilibrio,
pues no aguantamos la adversidad ni te alabamos en la bonanza.

Para un fiel seguimiento de Cristo, concédenos, Señor,
asimilar el ejemplo de María de Nazaret, la mujer creyente,
la primera cristiana, la que creyó en ti en todo tiempo,
para que, caminando firmes en la peregrinación de la fe,
seamos capaces de repetir con Cristo y con María:
Padre, hágase siempre tu voluntad en nuestra vida. 

Amén

Compartir este post

Repost 0
Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo

Comentarios