Overblog
Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

  • : Ministerio de Liturgia
  •  Ministerio de Liturgia
  • : Moniciones, Evangelio diario El Santo Rosario Sabias que? Pensamientos vivencias diarias
  • Contacto

6 febrero 2016 6 06 /02 /febrero /2016 06:06

MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos días (noches) hermanos. Reciban nuestra más cordial bienvenida a esta Eucaristía, quinto Domingo del Tiempo Ordinario, donde el Señor nos pide que echemos las redes.

Hoy el Señor nos llama a todos a conocerlo, a amarlo, a poner toda nuestra confianza en el poder de su gracia, y nos convoca a todos los bautizados, como lo hiciera hace dos mil años a ser  sus primeros discípulos, a ser sus apóstoles, los evangelizadores que Él necesita para que trabajemos en el mundo y su Evangelio llegue a todos los hombres. Con nuestra oración y nuestra profunda reflexión podremos descubrir qué es lo que hoy nos pide.

De pie, cantamos.

SALUDO INICIAL

ACTO PENITENCIAL

GLORIA

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Las lecturas de hoy, manifiestan una EXPERIENCIA muy fuerte y  personal con el Señor. Sobretodo muestran los planes que DIOS tiene desde  la eternidad, para cada uno de nosotros. Llamó a Isaías, a Pablo, a Pedro, a Andrés, a Santiago y Juan para que desempeñaran una misión importante en la historia de la Salvación, la  respuesta de ellos fue dejarlo todo y seguirle.  Hoy ese llamado se extiende a cada uno de nosotros. Escuchemos con atención y expresémosle al Señor nuestra respuesta.

HOMILIA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Como pueblo elegido de Dios, presentemos a nuestro Padre del cielo las necesidades y plegarias de todos, y digámosle

¡AYÚDANOS A SEGUIRTE, SEÑOR!

1. Por la iglesia fundada por Jesús, para que seamos fuertes ante las dificultades, para que, siguiendo las indicaciones del Papa Francisco, nos convirtamos en casa de acogida y en hospital de campaña.

                                                                                               ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Por todos aquellos que han recibido el llamado a servir como gobernantes de las naciones, especialmente los de nuestro país, para que la vocación de servicio les lleve a entregarse de lleno al trabajo por el bien del pueblo que les eligió

                                                                                               ROGUEMOS AL SEÑOR

3. Por todos los que sufren daños físicos y materiales en estos días, por el fríaje y las intensas lluvias que se han registrado en distintas zonas de nuestra patria.                                                                                    

                                                                                              ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por todos los cristianos, para que tengan el coraje de arriesgar su bienestar y su confort por los más necesitados de nuestra sociedad, para que en nosotros encuentren el apoyo y solidaridad que esperan.   

                                                                                               ROGUEMOS AL SEÑOR

5. Por nuestro hermano y amigo sacerdote Oblato Carlos Alberto Salcedo Ojeda, hijo de nuestra Parroquia, que ha sido nombrado Obispo Auxiliar de Huancayo. Para que el Señor lo bendiga en esta nueva misión que se le encomienda.

                                                                                               ROGUEMOS AL SEÑOR

Señor Dios nuestro, no somos más que gente débil. Haznos aptos para cumplir fielmente cualquier tarea que tú deseas que llevemos a cabo, con la fuerza de Jesucristo nuestro Señor.  Amén

LITURGIA  EUCARÍSTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

PAN Y VINO

Nada nos restablece como tu Cuerpo y tu Sangre, Señor. Por eso llevamos hasta tu altar estas excelentes ofrendas, el pan y el vino, donde sabemos que Tú obrarás el milagro redentor una vez más. ¡Gracias, Señor!

COLECTA

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Hoy Jesús nos ha invitado a ser quienes colaboren con Él en esta tarea evangelizadora, y para esta tarea se nos ofrece ahora como alimento, asegurándonos su compañía y auxilio. Acerquémonos a recibirlo en la comunión.

 (ACCIÓN DE GRCIAS)

 

GRACIAS, SEÑOR:

por habernos concedido el don maravilloso de la fe,

por hacernos hijos tuyos y ser llamados a la santidad,

por empujarnos a remar mar adentro, trabajando por tu Reino.

GRACIAS SEÑOR:

por la fuerza de la Eucaristía,

por nuestros sacerdotes que la celebran y nos la distribuyen,

por el amor que en nuestros corazones has puesto hacia ella.

GRACIAS, SEÑOR:

por la barca de tu Iglesia y por estar dentro de ella,

por todos los que reman y trabajan en ésta tu viña,

por la predicación que durante más de veinte siglo ha realizado.

GRACIAS, SEÑOR:

por tu Palabra que nos ilumina y nos acerca a Ti.

por enviarnos a dar testimonio de Ti,

porque contigo todo lo podemos.

 

GRACIAS, SEÑOR, GRACIAS, MUCHAS GRACIAS.

 

 AMÉN.

DESPEDIDA

Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
30 enero 2016 6 30 /01 /enero /2016 23:01

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos hermanos y hermanos. Démosle gracias a Dios porque en medio de tantas cosas que podríamos hacer hoy, hemos decidido responder a la invitación de Jesús y estamos aquí.

Como siempre Él, una vez más nos sorprende con su palabra. Palabra que no es agradable a todos, y que por lo mismo puede ser signo de contradicción, una palabra que no siempre cae bien, que denuncia, que quema, pero que finalmente triunfa. Hoy el Señor nos anima y envía a proclamarla, esa es la misión a la que estamos llamados todos los que queremos ser verdaderos discípulos suyos. Iniciemos esta Eucaristía cantando, de pie.

SALUDO INICIAL

ACTO PENITENCIAL

GLORIA

ORACION COLECTA

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Hoy, cuando nos disponemos a escuchar las lecturas, tendríamos que reflexionar que EL SEÑOR NOS QUIERE Y NOS LLAMA, que incluso antes de nacer, ya nos conocía. Escuchemos atentamente la Palabra de Dios, en la que vemos que no siempre es fácil seguir a Jesús, como Jeremías, vivir con el amor que San Pablo nos habla o reconocer a Jesús en el día a día. Escuchemos atentamente.

HOMILIA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Padre, te presentamos nuestras intenciones seguros de tu amor misericordioso, diciéndote: 

“SEÑOR, QUE SEAMOS FIELES A TU PALABRA”

1. Por el Papa Francisco, por nuestros Obispos, presbíteros, diáconos. Consagrados y consagradas y laicos comprometidos para que anuncien con alegría y valentía el Evangelio del Reino.

ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Para que el mundo encuentre la paz que nos trae Cristo, se terminen las guerras y las discordias y todos los pueblos sean capaces de escuchar la Palabra de Dios y  rectifiquen aquellas conductas que puedan ofenderle, y así podamos vivir en unidad y concordia.

                                                                                              ROGUEMOS AL SEÑOR

3. Por nuestros jóvenes, para que, escuchando la palabra de Dios, descubran la alegría de seguir a Cristo Redentor en la vida religiosa y sacerdotal y en el compromiso de ministerios laicales. 

ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por los que pasan momentos de dificultad por falta de trabajo, de casa, del cariño de una familia o se sienten marginados. Para que nuestra cercanía y apoyo les manifiesten el amor de Dios.

                                                                                               ROGUEMOS AL SEÑOR                                                                                                

5. Para que todos los cristianos, como el Profeta, sigamos anunciando el perdón, el amor y la paz, aunque todos nos vuelvan la espalda, y que estemos siempre dispuestos a dar la cara por Cristo. 

                                                                                               ROGUEMOS AL SEÑOR

Escúchanos Padre y refuérzanos para que con alegría y valentía hagamos en todo tu voluntad y que nadie ni nadie nos quita la alegría de serte fieles. Por Jesucristo nuestro Señor.

LITURGIA  EUCARÍSTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

PAN Y VINO

Nuestros dones sin amor no son nada. Junto al pan y al vino, ofrezcamos al Señor nuestro compromiso  en la búsqueda de un amor real y solidario.

 

 

COLECTA

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

La Eucaristía es el acto de amor más grande, porque “no hay amor más grande que

dar la vida” como dijo Jesús en la última cena. Cuando el Señor nos sorprende en el camino de la fe y nos invita a su Mesa, es el momento de confiarnos a Él.

 (ACCIÓN DE GRCIAS)

 

ABRETE PASO, SEÑOR

Aunque, en el mundo no se comprenda

ni, a veces, sea escuchado el clamor de tu voz.

En situaciones en las que, tu cruz redentora,

es apartada frente a otros símbolos e ídolos

que sólo hablan de ideologías o de vacío

En una sociedad en la que prima

el tener, frente al ser

la  mentira, en contienda encarnizada con la verdad

la apariencia, eclipsando a la autenticidad

la moda, disfrazando al hombre

frente a lo eterno o definitivo

 

HAZTE PASO, SEÑOR

Ante aquellos que quieren silenciarte

porque ansían que sólo se escuchen sus gritos

Ante los que, sabiendo que tú eres Señor,

desean reinar con el cetro de la imposición,

del poder, del relativismo o del “todo vale”

 

HAZTE PASO, SEÑOR

Y, en tu camino, déjanos pistas para seguirte

Amor para entregar

Pasión para desvivirnos por los demás

Fuerza para ser testimonio de tu presencia

Verdad para dinamitar la falsedad

Alegría para irradiar optimismo

Palabra, para iluminar las sombras

Humildad, para hacer frente a la contrariedad

 

¡HAZTE PASO, SEÑOR!

 

AMÉN.

 

DESPEDIDA

Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
23 enero 2016 6 23 /01 /enero /2016 22:48

MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos días  (noches) hermanos y hermanas. En este domingo día del Señor, les damos la más cordial bienvenida a  esta Fiesta Eucarística.

Con alegría hoy celebramos el Tercer domingo del tiempo ordinario, en el que Dios nos hablará de la eficacia y autoridad de su palabra.  La Palabra que en Jesús se hizo carne, y que fue dirigida en aquel tiempo al pueblo de Israel, hoy nos es anunciada a nosotros, miembros de un solo cuerpo, que es la Iglesia.

De pie, para empezar nuestra celebración cantando con alegría.

SALUDO INICIAL

ACTO PENITENCIAL

GLORIA

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Hoy escucharemos un hermoso relato del libro de Nehemías, que nos muestra como la Palabra de Dios nos ha acompañado desde siempre. Luego San Pablo, haciendo una analogía con el cuerpo humano nos explicará el misterio de la Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo del que nosotros somos miembros vivos.

En el evangelio, San Lucas nos ofrece la escena inaugural del ministerio de Jesús en la sinagoga de Nazaret.  Como asamblea creyente escuchemos con atención la Palabra.

HOMILIA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

A Dios nuestro Padre, que anuncia por medio de Jesucristo su gracia y su salvación a toda la humanidad, le presentamos nuestras plegarias.

Digámosle:

¡HABLA, SEÑOR, QUE TE ESCUCHAMOS!

1. Por la Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo, para que día a día trabaje por mantener la unidad entre todos sus miembros en torno a la cabeza, que es Cristo

ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Señor, da valor y fortaleza a todos nuestros líderes y maestros en la Iglesia, para que nos ayuden a comprender tu Palabra y proclamarla a todos como Buena Noticia de salvación. 

ROGUEMOS AL SEÑOR

3.  Por los que sufren persecución, especialmente por nuestros hermanos que sufren el martirio, tortura y toda clase de violaciones a sus derechos humanos y libertad de religión en el Medio Oriente, para que la Palabra eficaz de Dios les fortalezca y consuele

ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por los cristianos de todas las Iglesias, para que movidos por el Espíritu, sepamos valorar lo que nos une y trabajar para superar lo que nos separa.

ROGUEMOS AL SEÑOR

5. Por nosotros, aquí reunidos; para que tomemos en serio la palabra de Dios, sepamos escucharla, celebrarla y realizarla en nuestra vida

ROGUEMOS AL SEÑOR

Oh, Padre, Tú has mandado a Cristo, Rey y Profeta, para anunciar a los pobres el alegre mensaje de tu Reino, haz que su Palabra, que hoy resuena en la Iglesia, nos edifique en un solo cuerpo, y haga de nosotros instrumento de liberación y salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

LITURGIA  EUCARÍSTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

PAN Y VINO

Entregamos el pan y el vino, que se convertirán en el alimento que nos fortalece. En ellos presentamos, además, nuestras vidas, para construir la Iglesia de Jesús.

COLECTA

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

En Cristo formamos un solo Cuerpo y un solo Espíritu, y para que esto sea posible y podamos realmente construir esta unidad, Él mismo ahora se nos ofrece como alimento

(ACCIÓN DE GRCIAS)

 

Tú has hablado  Señor

y tu palabra,  se ha encarnado de nuevo 
aquí en medio de nosotros.
Nos sentimos, fortalecidos, con tu palabra y con tu cuerpo.


Te damos gracias Padre,

por cumplir tantas  cosas prometidas desde antiguo,

porque, en Cristo Jesús, tu Hijo,
nos revelas tu palabra, tu nombre, tu amor y tu rostro.
Él es tu ungido, enviado para darnos la buena noticia de la salvación.

 

Queremos Señor,

al marchar de nuevo a  la vida,

 sumarnos a esa misión liberadora,
y ser con nuestra vida, Buena Noticia de salvación,
ayúdanos en este empeño con la fuerza de tu Espíritu.

 

Amén.

DESPEDIDA

Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
9 enero 2016 6 09 /01 /enero /2016 16:01

MONICIÓN DE ENTRADA

Hermanos y hermanas, les damos nuestra más cordial bienvenida a esta celebración del Bautismo de Jesús,  con ella terminamos el tiempo litúrgico de la Navidad y comienza el tiempo que llamamos Ordinario. Ahora  comenzamos a acompañar a Jesús en su vida pública.

Hace muy pocos días celebrábamos el nacimiento de Jesús, aquel niño del portal de Belén que se nos ofrecía como Salvador y Redentor. Hoy se nos presenta como persona adulta, dispuesta a comenzar su misión Salvadora.  

Renovemos hoy no sólo nuestra fe en Jesús, sino también la gracia de nuestro propio bautismo.

Se ponen de pie y cantamos.

SALUDO INICIAL

BENDICIÓN DEL AGUA y ASPERCIÓN

En el Bautismo del Señor se revela el misterio de nuestro Bautismo, en el que también nosotros somos reconocidos por el Padre como hijos suyos y somos ungidos con el Espíritu Santo. Por eso, vamos a recordar en este día nuestro Bautismo con la bendición y aspersión del agua.

ACTO PENITENCIAL

GLORIA

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Las lecturas que vamos a escuchar nos preparan a descubrir la misión de Jesús: Isaías indica cómo será el Mesías. La segunda lectura, nos presenta un conjunto de enseñanzas sobre el papel que va a desempeñar el Salvador. Finalmente, el Evangelio nos narra la complacencia, la alegría, la satisfacción que tiene Dios Padre en un Hijo que va a ser su voz, sus pies, sus manos y su corazón en la tierra.

Escuchemos atentamente.

HOMILIA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Oremos a nuestro Redentor, bautizado por Juan en el Jordán, y presentémosle nuestras súplicas.

A cada petición diremos: 

¡ENVÍANOS TU ESPÍRITU, SEÑOR!

1. Por nuestro Papa Francisco, para que con sus enseñanzas siga guiándonos en este Año de la Misericordia, al encuentro del Señor. Protege su vida Padre, y haz próspero su ministerio de Vicario de Jesús.

ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Por gobernantes de los pueblos  en conflicto, para que escuchen el grito de paz que tantos hombres y mujeres lanzan, víctimas de las injusticias y la violencia.

ROGUEMOS AL SEÑOR

3. Por los padres, para que al presentar a sus hijos para el Bautismo, sean conscientes de su responsabilidad y asuman el compromiso de transmitirles la vivencia de su fe.

                                                                                         ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Para que en nuestros trabajos, quehaceres, obligaciones, cargos, imitemos a Cristo, que no vino a ser servido sino a servir

ROGUEMOS AL SEÑOR

5. Por todos nosotros, para que nos des Padre, un espíritu de humildad para postrarnos ante tu amor; de asombro y gratitud, para adorarte y reconocerte como Dios por sobre todas las cosas; y de valor, para servirte fielmente ante todas las personas y las circunstancias de la vida

ROGUEMOS AL SEÑOR

Señor, acoge nuestra oración y danos tu Espíritu para que vivamos cumpliendo siempre y en todo tu voluntad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

LITURGIA  EUCARÍSTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

JARRA CON AGUA

Con esta jarra de agua queremos simbolizar la VIDA DE DIOS que recibimos en el día de nuestro bautismo. Que sepamos limpiar, los caminos del mundo, con la fuerza del amor de Dios.

LAMPARA

Señor, con esta luz, queremos unirnos a las luces  de la mesa del altar. Ella es el símbolo del efecto del bautismo en nosotros y de nuestro compromiso. La ha prendido tu Hijo Resucitado, que es quien ilumina nuestro corazón, y quiere que nosotros, con nuestras palabras y nuestra vida, seamos luz que alumbra las tinieblas del mundo. No permitas nunca, Señor, que seamos opacos para los demás.

PAN Y VINO

Al pedir al Padre que acepte estos dones de pan y vino  que ahora le presentamos, pidámosle que al convertirlos en aquel mismo sacrificio con el que su Hijo nos rescató del pecado, acepte nuestro sacrificio espiritual y también nos convierta a nosotros en hombres de fe.

COLECTA

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Acerquémonos a la mesa del Señor con la necesaria disponibilidad de hijos de Dios, para alimentarnos con la verdadera comida y la verdadera bebida, que nos da fuerzas para emprender la misión 

ACCIÓN DE GRCIAS)

YO SOY DE LOS TUYOS, JESÚS

desde el día de mi bautismo,

en el que Dios me hizo hijo suyo.

 

YO SOY DE LOS TUYOS, JESÚS,

si no dejo que nada, ni nadie me aleje de Ti;

si hago el bien a los que me rodean,

 aunque algunos les parezca poco o nada;

si, como Tú, Señor, me dejo llevar de la mano del Padre;

 si, allá donde hablo y camino, soy semilla de verdad, de justicia y de perdón.

 

¿SOY DE LOS TUYOS, JESÚS?

Dame tu Espíritu para que así no se apague en mí

lo que Dios, en el día de mi bautismo, me regaló:

su fuerza, su gracia y su amor.

Amén.

DESPEDIDA

Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
30 diciembre 2015 3 30 /12 /diciembre /2015 19:38

MONICIÓN DE ENTRADA

Buenas noches  (días) hermanos y hermanos. Sean bienvenidos a esta Fiesta Eucarística, en la cual agradecemos a Dios los bienes recibidos durante este año que termina y también nos disponemos a estar abiertos a que su voluntad se cumpla en el que inicia.

Al recibir el nuevo año, centramos nuestra atención en el Misterio de la maternidad divina de Nuestra Señora. Este día, celebramos La Solemnidad de Santa María Madre de Dios.

Pongamos en sus manos maternales nuestras esperanzas, nuestros buenos propósitos y anhelos,  pidámosle su bendición para emprender este nuevo año con la luz y la gracia de Dios.

También nos unimos hoy en oración por la Jornada Mundial de la Paz.

Con espíritu de acción de gracia y alegría, dispongámonos a celebrar la Eucaristía de esta fiesta. De pie, cantamos.

SALUDO INICIAL

ACTO PENITENCIAL

GLORIA

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

El libro de los Números, nos presenta la bendición al hermano como  un gesto que Dios ve con agrado; es el primer paso para construir un mundo de paz.

Pablo luego en la segunda lectura, proclama que el Padre nos ha hecho hijos y herederos suyos por medio de su muy amado Hijo Jesucristo.

San Lucas en el evangelio, nos transporta junto a los pastores, para encontrarnos con Jesús junto a su Madre. ¡Que no perdamos el asombro ante este gran don de Dios!

Escuchemos atentamente.

HOMILIA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Con la ayuda e intercesión de la Bienaventurada Virgen María, recurrimos al Señor, para que derrame sus bendiciones sobre nosotros y sobre todos los hijos de Dios en el mundo entero.

Digámosle en oración: 

¡SEÑOR, BENDÍCENOS Y GUÁRDANOS EN TU AMOR¡

1. Señor, derrama tus bendiciones sobre la Iglesia, para que todo el pueblo de Dios crezca en fe y en esperanza,  y para que haya unidad y colaboración entre los ministros sagrados y los laicos.

ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Por la paz en el mundo; para que tanto los gobernantes como los ciudadanos crezcamos en el compromiso de preocuparnos por los necesitados, venciendo la indiferencia.

ROGUEMOS AL SEÑOR

3. Por los que sufren a causa de las guerras y conflictos; para que puedan recibir ayuda inmediata y se acreciente en ellos la esperanza de un mundo mejor.

ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por los enfermos, los tristes y afligidos, por  los que viven preocupados: para que poniendo sus inquietudes en manos de María encuentren el consuelo y la ayuda necesaria. 

ROGUEMOS AL SEÑOR

5. Señor, bendice a los que te buscan y a los que dudan, a los enfermos, huérfanos y viudas, a, a todos los que tienen que llevar pesadas cargas en la vida. Dales esperanza. Haz que tu pueblo les muestre tu solidaridad y tu  amor

 ROGUEMOS AL SEÑOR

Escucha, Padre, lo que te hemos pedido y haz que cada vez seamos más fieles a tu amor. Por Jesucristo nuestro Señor.

LITURGIA  EUCARÍSTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

CALENDARIO DEL AÑO QUE SE INICIA

Señor, Tú creaste todas las cosas y pusiste en movimiento los años, los meses y los días. Ponemos ahora en tus manos nuestras vidas y el compromiso de vivir cada uno de estos 365 días desde Ti y para Ti.

 

FLORES

Con estas flores, queremos llevar a María nuestro agradecimiento por habernos dado a Jesús. Que sean flores que, lejos de marchitarse, se mantengan vivas con nuestra oración, la Eucaristía dominical y la caridad con aquellos que nos necesitan.

PAN Y VINO

Junto con el Pan y el Vino, depositamos en el altar todos los trabajos, sufrimientos y alegrías vividos en este año que se termina.

COLECTA

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

El Señor Jesús, Príncipe de la paz nos invita a una comunión plena con él y los hermanos; que al acercarnos a comulgar podamos optar por trabajar por la paz partiendo de nosotros mismos hacia los demás.

 (ACCIÓN DE GRCIAS)

Ahora, cuando me dispongo a comenzar este nuevo año, te pido, Señor:

Que pongas verdad en mis palabras

Que hagas de mis deseos un apostar con pasión por ellos

Que me hagas ser realista a la hora de valorar mis propias fuerzas y medios

Que olvide las fronteras que, la difícil convivencia, levantó el año pasado

Que anteponga el bien de los demás al mío propio

Que supere, pero que no olvide, mis errores del pasado

para que así pueda aprender de ellos.

 

 

Y que, Santa María, que como Madre, mejor me conoce

me ayude a vivir con alegría y con juventud de corazón

este año 2016 por el que te bendecimos

por el que te damos gracias

en el cual te queremos presente

y ante el cual se abren como siempre tantos temores.

 

¡Feliz Año 2016, Señor!

 

¡Feliz Año de la Misericordia!

 

¡Feliz Año Nuevo Santa María!

 

¡Felices días nuevos y hermosos, hermanos!

AMÉN.

DESPEDIDA

Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
28 diciembre 2015 1 28 /12 /diciembre /2015 16:50

MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos días (noches) hermanos y hermanas, Sean todos bienvenidos a la casa de Dios.

En este domingo que sigue a la Navidad, celebramos la fiesta de la Sagrada Familia.  Celebración que nos ha de llevar a contemplar y valorar aquellas virtudes que se vivían en el hogar de Nazaret, una familia sencilla que es modelo y luz para todas las familias del mundo. 

La familia es el mejor fermento de la vida cristiana y eso lo hemos de tener muy en cuenta. Es la base del crecimiento más armónico y un ejemplo de amor y de paz. Hoy es el día para que los hijos honren a sus padres y, naturalmente, para que los padres honren a los hijos. Así que con el pensamiento puesto en la imagen cercana y atrayente de la Sagrada Familia, iniciemos nuestra celebración.

De pie y Con mucha alegría nos entonamos el canto de entrada...

(Junto al sacerdote, harán su entrada una familias con sus hijos)

SALUDO INICIAL

ACTO PENITENCIAL

GLORIA

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Las lecturas que vamos a escuchar en este día, nos cantan las características que  debe tener una familia: el amor, la esperanza, la fortaleza, la unión. Además, el Evangelio, nos habla que –incluso en medio de dificultades- la familia tiene que salir adelante. Es en periodo de prueba donde se ve la grandeza y profundidad del amor

Escuchemos con mucha atención

HOMILIA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Presentémosle nuestras súplicas al Señor diciendo:

¡MANTÉN UNIDAS A NUESTRAS FAMILIAS EN TU AMOR, SEÑOR!

1. Por la gran familia de la Iglesia, para que sea madre bondadosa y hogar cálido para todos, especialmente para los pobres, necesitados y afligidos.

ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Por las autoridades civiles, para que tengan siempre presente y  defiendan el valor y la dignidad de la vida humana, en todos los momentos de su desarrollo, y lo expresen en leyes defensoras de este gran bien

ROGUEMOS AL SEÑOR

3. Por todas y cada una de las familias de nuestra parroquia, para que vivan en paz y progresen en el amor y den a los demás testimonio de caridad cristiana. 

ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por las familias que sufren las pruebas del hambre, la guerra, el paro o las catástrofes naturales; por los ancianos y los enfermos, por los que tienen carencias físicas o espirituales, por los emigrantes y refugiados, para que reciban el trato preferente y lleno de amor que merecen.

ROGUEMOS AL SEÑOR

5. Por los padres para que el Amor de Cristo les dé paciencia para educar a sus hijos, y por los hijos, para que el Amor de Cristo les lleve a respetar y obedecer a sus padres. 

ROGUEMOS AL SEÑOR

Recibe, Padre, las súplicas de tu pueblo y ya que nos convocas para formar una sola y gran familia, que la intercesión y ejemplo de la Sagrada Familia de Nazaret nos ayuden para llegar a ti. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

LITURGIA  EUCARÍSTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

FRUTAS

Con esta CESTA DE FRUTAS queremos representar en este día la vida, el color y el encanto de la familia. Los frutos de una sociedad dependerán en parte de la salud de todas las familias que componen esa realidad.

GRACIAS

Con la palabra GRACIAS simbolizamos la gratitud a todos los padres que hacen posible una comunidad de fe y de amor en sus hogares.

UNAS LLAVES DE LA CASA

Señor, te presentamos estas llaves de nuestras casas, haz que tú seas el guardián que la proteja de todo mal y el amigo que nunca falla y nos acerque a todos los miembros de nuestras familias unos a otros, siendo una verdadera comunidad de vida y amor.

FAMILIA

El hogar de Nazaret era toda una ofrenda de fe y amor obediente a Dios, y Jesús fue creciendo en ese ambiente.

Con esta familia Señor, llevamos hasta tu altar los ideales, sufrimientos, proyectos y empeño de tantas personas por sacar adelante sus familias con la ayuda de Dios y del evangelio.

PAN

Señor, te presentamos este pan que nos sirve de alimento. Tómalo tú y transfórmalo en pan del  cielo, y haz que nunca falte en nuestras casas el pan y la paz.

VINO

Señor, te presentamos este vino que significa la alegría de vivir en amistad. Tómalo y transfórmalo en el vino de tu eucaristía, y haz que nunca falte en nuestras casas la alegría y el entendimiento.

COLECTA

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Este pan que se rompe es el cuerpo de Cristo, que se nos va a dar como alimento. Y precisamente porque todos nosotros participamos del mismo pan, formamos un mismo cuerpo: la familia de los hijos de Dios.

Vamos a alimentarnos como hace cada día la familia. El Señor nos dará su fuerza para vivir en  la familia el amor, la paz, la armonía y el servicio a los demás.

         (ACCIÓN DE GRACIAS)

 

Padre nuestro del cielo, de quien toma nombre toda paternidad en el cielo y en la tierra, te bendecimos hoy por el ejemplo admirable de la Sagrada Familia de Nazaret.

 

Era pobre y silenciosa, pero con rayos de luz;
olor a jazmín y a rosa y el Niño que la alboroza;
es la casa de Jesús. 

Un taller de carpintero y un gran misterio de fe;
manos callosas de obrero, justas manos de hombre entero:
es la casa de José. 

Había júbilo y canto; ella lavaba y barría,
y el arcángel saludando repetía noche y día:
"Casa del Ave María."

Familia pobre y divina, pobre mesa, pobre casa,
mucha unión, ninguna espina y el ejemplo que culmina
en un amor que no pasa. 

Concede, Padre, Señor, una mesa y hogar,
amor para trabajar, padres a quienes querer
y una sonrisa que dar.

Amén.

DESPEDIDA

Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
23 diciembre 2015 3 23 /12 /diciembre /2015 11:40

MONICIÓN DE ENTRADA

¡Feliz Navidad, hermanos y hermanas en Cristo y María!

Sean bienvenidos a la celebración solemne del Nacimiento del Hijo de Dios. Aquí, hoy, todavía resuenan los ecos de la alegría desbordante de la Misa del Gallo. La emoción de saber que Dios ha nacido en medio de nosotros nos deja el alma llena y el corazón dispuesto.

Jesús inicia, pues, su camino de salvación y nosotros asistimos a su nacimiento asombrados y felices.

Iniciamos, pues, con la máxima alegría, con todo nuestro entusiasmo nuestra Eucaristía de Navidad.

De pie, cantamos.

SALUDO INICIAL

BENDICIÓN CON EL AGUA

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

¡Qué hermosos son los pies del mensajero...! nos dice el profeta Isaías en la primera lectura y nos pide que cantemos. Hoy es todo alegría: ha llegado el Señor que esperábamos. Desbordemos de alegría y de amor por todo y por todos. Nuestro día de liberación ya está aquí-

El comienzo de la Carta de los Hebreos, que es nuestra segunda lectura, nos expone el nuevo plan de Dios. En la antigüedad hablaba por los profetas. Hoy, desde hoy, es el Hijo quien nos habla para nuestra salvación.

El evangelio de San Juan nos ofrece el más notable texto de toda la Escritura Sagrada. Es la descripción más completa de Nuestro Señor Jesús hecho carne y acampado entre nosotros para mejor conocer al Padre.

Escuchemos que Dios habla

HOMILIA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Pensando en las fiestas que estamos celebrando y atentos a las necesidades de todos, dirijamos nuestras plegarias a Dios Padre todopoderoso.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1.- Por la Santa Iglesia de Dios. Para que sea un pesebre en el que todos puedan contemplar, adorar y amar a Jesús: el Salvador del mundo.

ROGUEMOS AL SEÑOR

2.- Por todos los pueblos, ciudades y naciones. Para que abunde en la tierra la hospitalidad, la justicia, la libertad y la prosperidad.

ROGUEMOS AL SEÑOR

3.- Por las personas y familias enemistadas. Para que alcancen la armonía y la paz.

                                                                                                                               ROGUEMOS AL SEÑOR

 

4.- Por los que sufren. Para que el nacimiento de Jesús les traiga alivio y paz en sus preocupaciones y necesidades.

ROGUEMOS AL SEÑOR

5.-. Por nosotros. Para que el nacimiento Cristo sea luz para nuestras oscuridades y esperanza para nuestras vidas.

ROGUEMOS AL SEÑOR                                                                                                               

Señor Jesús, tú viniste a nuestro mundo y conoces nuestras necesidades, deseos y aspiraciones. No nos des siempre lo que te pedimos, sino lo que realmente necesitamos, y quédate siempre con nosotros, ahora y por los siglos de los siglos. AMÉN.

LITURGIA  EUCARÍSTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

PAN Y VINO

Vamos a presentar ahora, sobre la mesa del altar, el pan y el vino que se convertirán en el Cuerpo y la Sangre del Señor, y que deben ser un verdadero signo del ofrecimiento de nuestras propias vidas, para que en ellas, y a partir de este día, nazca realmente el Salvador.

COLECTA

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Un Niño nos ha nacido, un Hijo se nos ha dado: es el Príncipe de la Paz, que ahora se nos ofrece sacramentado para que también nosotros recibamos la luz que nos conduce hacia la Gloria de Dios.

 (ACCIÓN DE GRACIAS)

 

 Acercarse a Belén,

es acercarse al mundo de los  sueños más hermosos.

Porque Belén no es una  ciudad de nuestro mundo,

sino un rincón del corazón  humano.

 

En Belén hemos nacido todos,

en Belén se apacienta  nuestra infancia.

Aquí giró la historia.

Aquí nació la vida.

 

Hasta Belén, ser hombre

era nacer para vivir rodando

por la cuesta del tiempo.

 

Desde Belén, ser hombre

es aprender la enorme

aventura de escalar las  alturas.

 

Aquí, ser hombre se  convirtió en ser Hijo de Dios.

Aquí, el Dios de los cielos

inició la locura de volverse  pequeño.

¡TE HAS HECHO CARNE….Y  LO AGRADECEMOS, SEÑOR!

 ¡HAS VENIDO A SALVARNOS!

AMÉN

DESPEDIDA

Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
23 diciembre 2015 3 23 /12 /diciembre /2015 11:32

MONICIÓN DE ENTRADA

Hermanos  y hermanas, en esta noche santa donde un niño está por nacer, les damos nuestra más cordial bienvenida a esta nuestra Cena Litúrgica de Nochebuena.

Hoy, Dios sin demasiado ruido, aparece, nace y comparte nuestra condición humana.  ¡Dios se hace hombre y, el hombre, alcanza al mismo Dios! ¿En dónde? En un simple pesebre.

Bendita sea esta Navidad. Esta noche en la que, en el silencio, Dios nos hace escuchar y comprender la grandeza y el secreto de estos días: su inmenso amor.  Dios, JESÚS hecho Niño, sale a nuestro paso, le hemos esperado, hemos intentando convertirnos a Él para facilitar el camino de su llegada… y ya está aquí.

Hoy es la Noche santa en la que una LUZ brilló en las tinieblas.  Con gozo y asombro ante tanto amor y providencia iniciemos nuestra eucaristía…de pie, cantamos.

SALUDO INICIAL

PREGÓN DE NAVIDAD

Jesucristo es el centro del cosmos y de la historia,. Era el esperado de toda la humanidad. Por esto recordamos la Historia de esta espera: El anuncio de este suceso de salvación.

(El Templo permanece en penumbra. El lector empieza a leer el pregón de Navidad con música suave de fondo, a ser posible “Noche de paz”. Al mismo tiempo un niño  -angelito- lentamente traen desde la puerta la vela blanca prendida, y al Niño Jesús –María y José- dos niños. Cuando llegan al altar lo dejan en su respectivo lugar.)

Millones de años después de la creación, cuando la tierra era materia incandescente, rotando sobre su eje;

Millones de años después de brotar la vida sobre la faz de la tierra;

Miles y miles de años después de que aparecieran los primeros humanos, capaces de recibir el Espíritu de Dios;

Unos mil novecientos años después que Abraham, obediente a la llamada de Dios, partiera de su patria sin saber a dónde iba;

Unos mil doscientos años después de que Moisés condujera por el desierto hacia la tierra prometida al pueblo hebreo, esclavo de Egipto;

Unos mil años después de que David fuera ungido rey de Israel por el propio Samuel;

Unos quinientos años después de que los judíos, cautivos en Babilonia, retornaran a la patria por decreto de Ciro, rey de los persas;

En la ciento noventa y cuatro Olimpiada de los griegos;

El año setecientos cincuenta y dos de la fundación de Roma;

Estando el Universo en paz.

El Hijo de Dios Padre, habiendo decidido salvar al mundo con su venida, concebido por obra del Espíritu Santo, transcurridos los nueve meses de su gestación en el seno materno, en Belén de Judá, hecho hombre, nació de la Virgen María, Jesús, Cristo.

La solemnidad de esta noche nos recuerda aquella otra, la más importante del año: la Vigilia Pascual.

ACTO PENITENCIAL

Para que nuestra alegría sea más plena, para que la paz que los ángeles anuncian en esta noche nos pene­tre íntimamente, para que se aleje de nosotros cuanto pudiera perturbar­la, pidamos ahora a Dios perdone nuestros pecados e infidelidades y nos dé la paz del espíritu.

GLORIA

El himno del “Gloría” que esta noche vamos a cantar, tiene una resonancia especial. Porque las palabras con la que se inicia son las mismas que cantaron los ángeles cuando nació Jesús. Por eso, nosotros esta noche nos unimos a ellos para cantar nuestra alabanza y acción de gracias a la Trinidad de Dios.

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Todas las lecturas nos hablarán hoy del puente entre tiniebla y luz. Y en la primera, del libro de Isaías nos invita a abrir los ojos para ver extasiados a un Niño descendiente de David, al Emmanuel, portador de la plenitud, de la justicia y de la paz. Es la venida de Cristo, nos dice la segunda lectura de la Carta de Pablo a Tito, la que nos propone e inspira, desde ahora, asumir un comportamiento nuevo ético y fraternal. El evangelio de Lucas nos da la señal para reconocer al Niño Dios que ha nacido: la pobreza

Dispongamos nuestros corazones para escuchar el mensaje de Dios.

HOMILÍA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Un niño nos ha nacido, es el Mesías, el Señor. La alegría nos brota del corazón. A ese niño en el portal, le presentamos estas súplicas diciendo:

“A TI, NIÑO JESÚS, TE LO PEDIMOS”

1.- Por el Papa, los obispos y todos los sacerdotes de tu Iglesia, para que siempre en su vida muestren a Dios como María te muestra a Ti.

                                                                                        OREMOS AL NIÑO DIOS

2.- Por todas las naciones,  para que el Príncipe de la paz motive en cada una de ellas el anhelo de un mundo mejor, donde cesen las rivalidades, el terror, las guerras  y se dé paso a la paz y reconciliación.

                                                                                       OREMOS AL NIÑO DIOS

3.- Por todos los que llevan en su carne la señal de Cristo pobre y paciente: los enfermos, los que pasan hambre, los emigrantes, los presos, los exiliados, los refugiados, los marginados sociales, los mal vistos, los que sufren los horrores de la guerra, los que lloran la pérdida de sus seres queridos, los que no tienen trabajo, los que viven sin hogar, los ancianos que viven solos, los niños huérfanos; para que puedan sentirse amados de Dios y sus corazones se llenen de gozo.

                                                                                        OREMOS AL NIÑO DIOS

4.- Por las familias que esta noche se reúnen a celebrar el nacimiento de Cristo en sus hogares, para que ese ambiente de amor y paz trascienda a los demás y dure todos los días.

                                                                                        OREMOS AL NIÑO DIOS

5.- Por los niños del mundo, especialmente por los que sufren cualquier tipo de maltrato, violencia o indiferencia; para que lo más pronto posible les llegue la ayuda necesaria que les devuelva la sonrisa.

                                                                                        OREMOS AL NIÑO DIOS

Padre santo, tú que en Cristo has cumplido tus promesas de amor hechas a la humanidad, escucha la plegaria de tu Pueblo y acrecienta en él la verdadera alegría, Tú, que vives y reinas…

LITURGIA  EUCARISTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

FLORES

A ti  Madre, nos dirigimos a ti,  queremos darte nuestro ramo de flores, flores que salen de nuestro corazón. Ojalá Madre Santa, sepamos imitarte en decirle a Dios.

PANDERETA (niños, tocándolas)

Presentamos ante el altar estas panderetas, expresión de la alegría con que debemos celebrar el Nacimiento de Jesús en Belén.

LAMPARA

Acercamos la “Luz de la paz de Belén”, encendida en el portal donde nació Jesús y trasladada a muchas naciones del mundo. Nos comprometemos a dejarnos inundar por la luz de la verdad de Cristo, y a ser luz en medio de las tinieblas del error y la mentira de nuestra sociedad.

PAN Y VINO

Belén tiene sabor a pan, a Navidad, a amor. Con este pan y este vino queremos simbolizar el alimento espiritual y material que Dios nos ofrece todos los días y, sobre todo, la fortaleza que trae a nuestra vida Jesucristo.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Jesús, el Niño que nos ha sido dado, sale a nuestro encuentro en la comunión. Que al recibirlo nos haga firmes en la fe, activos en el amor, fuertes y felices en la esperanza. Nos espera, caminemos a su encuentro.

 (ACCIÓN DE GRACIAS)

 

Gracias, Señor,

por permitirnos, en esta noche, ser zagales

 –frágiles y pecadores- y ofrecer ante tu portal

el queso de nuestra bondad,

la leche de nuestra caridad,

el pan de nuestro perdón,

el agua de nuestra transparencia,

la vara de nuestra disponibilidad

y el alma que, hoy más que nunca, se siente llena de todo,

porque el TODO eres tú, Señor

 

         Hoy, la oscuridad de la noche

ha sido vencida por la gran luz que Tú, el Emmanuel,

el “Dios con nosotros”, nos ha traído.

 ¡Que nada, ni nadie -nosotros tampoco-

oculte ni entierre el tesoro que encierra la Navidad

y que no es otro que Tú, Jesús, 

el Hijo de Dios hecho un Niño para salvarnos a todos!

Amén

DESPEDIDA

Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
18 diciembre 2015 5 18 /12 /diciembre /2015 12:55

MONICIÓN DE ENTRADA

Hermanos y hermanas, buenos días (noches). Les damos la más cordial bienvenida a esta Eucaristía.

Hoy domingo, cuarto y último de adviento, fijamos  nuestra mirada en la Virgen María, nuestra Señora del Adviento. La liturgia la instala hoy como modelo delante de nuestros ojos y a  pocos días de la celebración de la Navidad, Ella con su “Hágase lo que Tú quieras”  es una puerta abierta a la Esperanza, al mundo que aguarda la venida del Salvador, que desea confiar e ir al encuentro de Dios.

Nuestra Diócesis celebra también  hoy el día del seminario. Rezaremos por los seminaristas que se preparan para ser sacerdotes.

Nos ponemos de pie y cantamos. 

SALUDO INICIAL

CORONA DE ADVIENTO

Encenderemos la cuarta vela. Poco a poco se ha ido iluminando nuestra esperanza. La luz ha ido aumentando semana a semana. Pronto llegará la gran luz, Cristo. Pero… ¿hemos encendido nosotros la luz en nuestro interior?... (Un niño u otra persona enciende la cuarta vela, al mismo tiempo que se lee esta oración o se canta algo apropiado a la corona).

Señor Jesucristo,

Tú estás con nosotros y nos alegramos con María,

bendita entre las mujeres porque fue escogida por el Padre

para llevar a cabo su plan de salvación de la humanidad,

proyectado desde la eternidad y manifestado y cumplido ahora en Ti.

 

Al encender esta cuarta vela,

queremos expresar nuestra disponibilidad a que el Espíritu Santo

nos cubra con su sombra y actúe en nosotros, como en María,

para que el Padre, alfarero del hombre, transforme nuestra arcilla

en obra de sus manos.

 

¡Ven pronto, Señor! ¡Ven a salvarnos!

ACTO PENITENCIAL

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Las lecturas de hoy tienen ya un cierto sabor a Navidad. En el evangelio se reconoce a María como una mujer de la cual saldrá el Mesías esperado. Hoy se nos habla del cumplimiento de todas las profecías. De la Salvación que, por fin, llega a las puertas de la humanidad. Por fin, vemos a las claras, que la fidelidad de Dios se muestra universal, grande y amorosa.

Escuchemos con atención.

HOMILÍA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Con María nuestra Madre, nuestra Señora del Adviento, oremos a nuestro Redentor diciendo:

“HAZNOS CUMPLIR TU VOLUNTAD, SEÑOR”

1.- Por nuestra Madre la Iglesia, que ha recibido, como María, la misión de dar a luz a Cristo. Para que en medio del mundo seamos presencia del Emmanuel, «el Dios-con-nosotros».                                                                                              

                                                                                                                           ROGUEMOS AL SEÑOR

2.- Por nuestros gobernantes. Para que trabajen siempre con honestidad buscando el bien común, especialmente de los que más sufren                                                                                       

                                                                                               ROGUEMOS AL SEÑOR

3.- Por las vocaciones al ministerio sacerdotal en nuestra Diócesis: para que siempre haya jóvenes dispuestos a entregar totalmente su vida al servicio de la Iglesia.                                                     

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

4.- Por los países en conflicto, para que, al acercarse los días de la Navidad, cesen las guerras, los odios, las divisiones y las injusticias en los pueblos.

                                                                                               ROGUEMOS AL SEÑOR

5.- Por las mujeres embarazadas, para que puedan llevar adelante este hermoso período de sus vidas, acompañadas del cariño y asistencia necesarias de los suyos.

                                                                                               ROGUEMOS AL SEÑOR

Gracias, Señor, por habernos dado a tu Madre, María, madre del sí y de la esperanza. Que Ella nos ayude a esperarte en esta Navidad, imitando su generosidad. Tú que  vives, inmortal y glorioso, por los siglos de los siglos. Amén.

LITURGIA  EUCARISTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

ÁNGELES

Los ángeles están presentes en el Adviento y en la Navidad y están presentes también en nuestra vida, con las mismas funciones que han cumplido siempre: advierten la presencia de lo sagrado, anuncian o realizan la Presencia de Dios en nuestra personal historia de salvación.

SANDALIAS

Con estas sandalias, queremos representar, en este cuarto domingo de adviento, la actitud de servicio, de generosidad y de entrega de la Virgen María. Quien se puso en camino aun estando esperando la venida del Salvador.

PAN Y VINO

Nosotros, ¿qué vamos a presentar al Niño Jesús?  Quizá un corazón más sincero, una voluntad más  decidida, el esfuerzo perseverante  de cada día. Pensémoslo, al presentar el Pan y el Vino… (En silencio se llevan las ofrendas)

MONICIÓN DE COLECTA

Nuestra Parroquia se abre hoy a las necesidades formativas de nuestros seminaristas y futuros sacerdotes. Colaboremos con generosidad en el sostenimiento y formación de éstos.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Jesús, el Señor,  dijo, al venir a este mundo: “Oh Dios, aquí estoy  para hacer tu voluntad”. Dichosos nosotros invitados a recibir este pan de vida que nos ayudará a buscar y a cumplir la voluntad de Dios.

 (ACCIÓN DE GRACIAS)

Hoy, Señor, te bendecimos con María, la Madre de Jesús,
porque colmas el gozo de los pobres y humildes con tu venida.
Pero reconocemos que nuestra fe es pequeña e inmadura:
No sabemos creer con firmeza, estabilidad y equilibrio,
pues no aguantamos la adversidad ni te alabamos en la bonanza.

Para un fiel seguimiento de Cristo, concédenos, Señor,
asimilar el ejemplo de María de Nazaret, la mujer creyente,
la primera cristiana, la que creyó en ti en todo tiempo,
para que, caminando firmes en la peregrinación de la fe,
seamos capaces de repetir con Cristo y con María:
Padre, hágase siempre tu voluntad en nuestra vida. 

Amén

Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
9 diciembre 2015 3 09 /12 /diciembre /2015 19:18

MONICIÓN DE ENTRADA (leída fuera del templo)

Buenas días, (noches) hermanos en Cristo, con mucha alegría, les damos nuestra más cordial bienvenida a esta celebración.

Con la mirada fija en Jesús y en su rostro misericordioso, el Santo Padre, en la solemnidad de la Virgen María, ha inaugurado el Jubileo Extraordinario que abre para todos nosotros y para la humanidad entera la puerta de la misericordia de Dios. En comunión con la Iglesia universal y unidos a nuestra Iglesia diocesana, esta celebración inaugura solemnemente el Año Santo en nuestra comunidad, preludio de una profunda experiencia de gracia y de reconciliación.

SALUDO INICIAL

+En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

+La misericordia del Padre, la paz de Nuestro Señor Jesucristo, la comunión del Espíritu Santo, estén con todos ustedes.

T. Y con tu espíritu.

LECTURA DE LA BULA DE CONVOCATORIA “MISERICORDIAE VULTUS”

“Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre. El misterio de la fe cristiana para encontrar su síntesis en esta palabra. Ella se ha vuelto viva, visible y ha alcanzado su culmen en Jesús de Nazaret. El Padre, “rico en misericordia” (Ef 2,4), después de haber revelado su nombre a Moisés como “Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira, y pródigo en amor y fidelidad” (Ex 34,6) no ha cesado de dar a conocer en varios modos y en tantos momentos de la historia su naturaleza divina. En la “plenitud del tiempo” (Gal 4,4), cuando todo estaba dispuesto según su plan de salvación, Él envió a su Hijo nacido de la Virgen María para revelarnos de manera definitiva su amor. Quien lo ve a Él ve al Padre (cfr.Jn 14,9). Jesús de Nazaret con su Palabra, con sus gestos y con toda su persona revela la misericordia de Dios.

            Siempre tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia. Es fuente de alegría, de serinidad y de paz. Es condición para nuestra salvación. Misericordia: es la palabra que revela el misterio de la Santísima Trinidad. Misericordia: es el acto último y supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro. Misericordia: es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida. Misericordia: es la vía que une Dios y el hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amados para siempre no obstante el límite de nuestro pecado.

            Hay momentos en los que de un modo mucho más intenso estamos llamados a tener la mirada fija en la misericordia para poder ser también nosotros mismos signo eficaz del obrar del Padre. Es por esto que he anunciado un Jubileo Extraordinario de la Misericordia como tiempo propicio para la Iglesia, para que haga más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes.

            “En nuestro tiempo, la Esposa de Cristo prefiere usar la medicina de la misericordia y no empuñar las armas de la severidad… La Iglesia Católica, al elevar por medio de este Concilio Ecuménico la antorcha de la verdad católica, quiere mostrarse madre amable de todos, benigna, paciente, llena de misericordia y de bondad para con los hijos separados de ella”.

APERTURA DE LA PUERTA. (Entrada procesional al templo)

CANTO DE ENTRADA.

ASPERSIÓN.

CORONA DE ADVIENTO

Encendemos la tercera vela de nuestra corona de Adviento, acercándonos así a la Navidad que Dios nos regala.

(Un niño u otra persona enciende la tercera vela, al mismo tiempo que se lee esta oración o se canta algo apropiado a la corona).

En las tinieblas se encendió una luz,

en el desierto clamó una voz.

Se anuncia la buena noticia:

¡El Señor va a llegar!

Preparen sus caminos, porque ya se acerca.

Adornen su alma

como una novia que se engalana el día de su boda.

Ya llega el mensajero.

Juan Bautista no es la luz, sino el que nos anuncia la luz.

Cuando encendemos estas tres velas

cada uno de nosotros quiere ser

antorcha tuya para que brilles,

llama para que calientes.

 

¡Ven, Señor, a salvarnos!,

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

                 Las lecturas de hoy, especialmente las dos primeras, nos invitan a la alegría. A estar contentos por la Salvación que Dios nos trae. En el evangelio, además, veremos de qué manera podemos ser cristianos. Juan Bautista nos invita a la conversión y nos da una serie de pistas para no alejarnos del camino de la fe en Jesús.

Escuchemos con atención.

HOMILÍA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Animados por la esperanza y la alegría que la Palabra de Dios nos inspira, nos dirigimos a Él expresándole la oración que brota de esa esperanza. Digamos:  

¡SEÑOR, TÚ ERES NUESTRA ALEGRÍA!

1. Por nuestra Madre la Iglesia, para que durante el Año Santo de la Misericordia redescubramos que nuestra misión es ser signo e instrumento de la ternura del Padre.                                                                              

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Por los nuevos sacerdotes ordenados en nuestra Diócesis. Para que con su ministerio muestre el rostro misericordioso de Dios Padre.

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

3.  Por los que sufren. Para que el Señor, con su venida, cure los dolores de los enfermos, dé paz y alegría a los que no la tienen y libre al mundo de todos los males, especialmente de las guerras y el terror.                                                                                          

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por quienes no se sienten amados por Dios o viven sin esperanza de ser perdonados,  para que se atrevan a cruzar la Puerta de la Casa del Padre y se dejen abrazar por su misericordia que no excluye a nadie. 

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

5. Por  los jóvenes que se confirman en nuestra comunidad, para que vivan intensamente su fe en la esperanza y sean testigos convincentes de Jesucristo con su modo de vida.

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

Padre bueno, acoge estas intenciones que ponemos ante tu misericordia  para que podamos prepararnos dignamente a las fiestas de la Navidad ya próximas. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

LITURGIA  EUCARISTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

Seguimos armando nuestro pesebre para que esté listo, como nosotros, cuando llegue Navidad:

PASTORES

Dios ha escogido a los más pobres, los humildes pastores, como invitados de honor al nacimiento de su Hijo. Dios siempre está con los pobres.

PAN Y VINO

Señor, te ofrecemos el pan y el vino, fruto de la tierra, y con ellos nuestra vida. Modélala según tu proyecto de salvación

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

El cordero de Dios proclamado por el Bautista, nos invita a su mesa. Llenos de alegría por la llegada de Jesús a nuestras vidas, acerquémonos a recibirlo con amor y gratitud.

 (ACCIÓN DE GRACIAS)

MI ALEGRIA ERES TU, SEÑOR

Vienes en silencio y tus pasos Señor, producen en mí,

calma, seguridad y paz.

Necesito, Señor, un poco de tu mundo:

de tu gozo, para mi corazón triste,

de tu alegría, para mi alma esquiva,

de tu mano, en mis caminos inciertos.

¡VEN, SEÑOR!

Y hazme recuperar la alegría perdida,

el gusto por vivir, despertando cada mañana,

la esperanza en tanta hora triste.

Porque Tú, Señor, eres alegría,

haz que mis ojos brillen con el resplandor de la felicidad,

con el encanto de la fe, con la virtud de la caridad.

MI ALEGRIA ERES TU, SEÑOR

AMÉN

DESPEDIDA

 

DOMINGO 7PM. CONFIRMACIONES

MONICIÓN DE ENTRADA (leída fuera del templo)

Buenas días, (noches) hermanos en Cristo, con mucha alegría, les damos nuestra más cordial bienvenida a esta celebración.

Con la mirada fija en Jesús y en su rostro misericordioso, el Santo Padre, en la solemnidad de la Virgen María, ha inaugurado el Jubileo Extaordinario que abre para todos nosotros y para la humanidad entera la puerta de la misericordia de Dios. En comunión con la Iglesia universal y unidos a nuestra Iglesia diocesana, esta celebración inaugura solemnemente el Año Santo en nuestra comunidad, preludio de una profunda experiencia de gracia y de reconciliación.

SALUDO INICIAL

+En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

+La misericordia del Padre, la paz de Nuestro Señor Jesucristo, la comunión del Espíritu Santo, estén con todos ustedes.

T. Y con tu espíritu.

LECTURA DE LA BULA DE CONVOCATORIA “MISERICORDIAE VULTUS”

“Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre. El misterio de la fe cristiana para encontrar su síntesis en esta palabra. Ella se ha vuelto viva, visible y ha alcanzado su culmen en Jesús de Nazaret. El Padre, “rico en misericordia” (Ef 2,4), después de haber revelado su nombre a Moisés como “Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira, y pródigo en amor y fidelidad” (Ex 34,6) no ha cesado de dar a conocer en varios modos y en tantos momentos de la historia su naturaleza divina. En la “plenitud del tiempo” (Gal 4,4), cuando todo estaba dispuesto según su plan de salvación, Él envió a su Hijo nacido de la Virgen María para revelarnos de manera definitiva su amor. Quien lo ve a Él ve al Padre (cfr.Jn 14,9). Jesús de Nazaret con su Palabra, con sus gestos y con toda su persona revela la misericordia de Dios.

            Siempre tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia. Es fuente de alegría, de serinidad y de paz. Es condición para nuestra salvación. Misericordia: es la palabra que revela el misterio de la Santísima Trinidad. Misericordia: es el acto último y supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro. Misericordia: es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida. Misericordia: es la vía que une Dios y el hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amados para siempre no obstante el límite de nuestro pecado.

            Hay momentos en los que de un modo mucho más intenso estamos llamados a tener la mirada fija en la misericordia para poder ser también nosotros mismos signo eficaz del obrar del Padre. Es por esto que he anunciado un Jubileo Extraodinario de la Misericordia como tiempo propicio para la Iglesia, para que haga más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes.

            “En nuestro tiempo, la Esposa de Cristo prefiere usar la medicina de la misericordia y no empuñar las armas de la severidad… La Iglesia Católica, al elevar por medio de este Concilio Ecuménico la antorcha de la verdad católica, quiere mostrarse madre amable de todos, benigna, paciente, llena de misericordia y de bondad para con los hijos separados de ella”.

APERTURA DE LA PUERTA. (Entrada procesional al templo)

CANTO DE ENTRADA.

ASPERSIÓN.

CORONA DE ADVIENTO

Encendemos la tercera vela de nuestra corona de Adviento, acercándonos así a la Navidad que Dios nos regala.

 (Un niño u otra persona enciende la tercera vela, al mismo tiempo que se lee esta oración o se canta algo apropiado a la corona).

En las tinieblas se encendió una luz,

en el desierto clamó una voz.

Se anuncia la buena noticia:

¡El Señor va a llegar!

Preparen sus caminos, porque ya se acerca.

Adornen su alma

como una novia que se engalana el día de su boda.

Ya llega el mensajero.

Juan Bautista no es la luz, sino el que nos anuncia la luz.

Cuando encendemos estas tres velas

cada uno de nosotros quiere ser

antorcha tuya para que brilles,

llama para que calientes.

¡Ven, Señor, a salvarnos!,

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Las lecturas de hoy, especialmente las dos primeras, nos invitan a la alegría. A estar contentos por la Salvación que Dios nos trae. En el evangelio, además, veremos de qué manera podemos ser cristianos. Juan Bautista nos invita a la conversión y nos da una serie de pistas para no alejarnos del camino de la fe en Jesús.

Escuchemos con atención.

MONICIÓN: PRESENTACIÓN DE LOS CONFIRMANDOS.(antes de la homilía)

(Se nombran los nombres de cada uno)

  • .
  • .
  • .
  • .

Estos jóvenes fueron bautizados con la promesa de que serían “educados en la fe”, y de que “un día recibirían por la Confirmación la plenitud del Espíritu Santo. Este fue el compromiso de sus padres y padrinos en el Bautismo. Como catequista de estos jóvenes, tengo la satisfacción de decir a la comunidad reunida, que estos jóvenes han  recibido la catequesis adecuada a su edad.

HOMILÍA

MONICIÓN IMPOSICIÓN DE MANOS.       

El día de Pentecostés, los Apóstoles recibieron una presencia muy especial del Espíritu Santo. Los Obispos, sus continuadores, transmiten desde entonces el Espíritu Santo como un don personal por medio del sacramento de la Confirmación, que ahora va a comenzar con la imposición de manos. La imposición de manos es uno de los gestos que aparecen habitualmente en la historia de la salvación y en la liturgia para indicar la transmisión de un poder o de una fuerza o de unos derechos.

MONICIÓN CRISMACIÓN.

            Hemos llegado al momento culminante de la celebración. El Obispo, les impondrá la mano y los marcará con la cruz gloriosa de Cristo para significar que son propiedad del Señor. Los ungirá con óleo perfumado. Ser crismado es lo mismo que ser otro Cristo, ser Mesías, ser ungido. Y ser Mesías y Cristo comporta la misma misión que el Señor: dar testimonio de la verdad y ser, por el buen olor de las buenas obras, fermento de santidad en el mundo.

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Animados por la esperanza y la alegría que la Palabra de Dios nos inspira, nos dirigimos a Él expresándole la oración que brota de esa esperanza. Digamos:  

¡SEÑOR, TÚ ERES NUESTRA ALEGRÍA!

1. Por nuestra Madre la Iglesia, para que durante el Año Santo de la Misericordia redescubramos que nuestra misión es ser signo e instrumento de la ternura del Padre.                                                                              

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Por los nuevos sacerdotes ordenados en nuestra Diócesis. Para que con su ministerio muestre el rostro misericordioso de Dios Padre.

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

3.  Por los que sufren. Para que el Señor, con su venida, cure los dolores de los enfermos, dé paz y alegría a los que no la tienen y libre al mundo de todos los males, especialmente de las guerras y el terror.                                                                                          

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por quienes no se sienten amados por Dios o viven sin esperanza de ser perdonados,  para que se atrevan a cruzar la Puerta de la Casa del Padre y se dejen abrazar por su misericordia que no excluye a nadie. 

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

5. Por  los jóvenes que nos hemos confirmado. Para que vivamos intensamente nuestra fe en la esperanza y seamos testigos convincentes de Jesucristo con nuestro modo de vida.

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

Padre bueno, acoge estas intenciones que ponemos ante tu misericordia  para que podamos prepararnos dignamente a las fiestas de la Navidad ya próxima. Por Cristo N. Señor.                                       AMÉN

LITURGIA  EUCARISTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS  

VELAS

Señor, tú eres nuestra luz. Que nuestras mesas, nuestros hogares, estén siempre iluminadas con luz.

CRUCES

Presentamos al Señor estas cruces, signo del mucho amor que Jesús nos ha tenido y que nos recordarán que nosotros tenemos que llegar a amar de la misma manera.

PASTORES

Dios ha escogido a los más pobres, los humildes pastores, como invitados de honor al nacimiento de su Hijo. Dios siempre está con los pobres.

PAN Y VINO

Señor, te ofrecemos el pan y el vino, fruto de la tierra, y con ellos nuestra vida. Modélala según tu proyecto de salvación.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

El cordero de Dios proclamado por el Bautista, nos invita a su mesa. Llenos de alegría por la llega de Jesús a nuestras vidas, acerquémonos a recibirlo con amor y gratitud.

 (ACCIÓN DE GRACIAS)

 

MI ALEGRIA ERES TU, SEÑOR

Vienes en silencio y tus pasos Señor, producen en mí,

calma, seguridad y paz.

Necesito, Señor, un poco de tu mundo:

de tu gozo, para mi corazón triste,

de tu alegría, para mi alma esquiva,

de tu mano, en mis caminos inciertos.

¡VEN, SEÑOR!

Y hazme recuperar la alegría perdida,

el gusto por vivir, despertando cada mañana,

la esperanza en tanta hora triste.

Porque Tú, Señor, eres alegría,

haz que mis ojos brillen con el resplandor de la felicidad,

con el encanto de la fe, con la virtud de la caridad.

MI ALEGRIA ERES TU, SEÑOR

AMÉN

DESPEDIDA

Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo