Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

  • : Ministerio de Liturgia
  •  Ministerio de Liturgia
  • : Moniciones, Evangelio diario El Santo Rosario Sabias que? Pensamientos vivencias diarias
  • Contacto

Páginas

18 diciembre 2016 7 18 /12 /diciembre /2016 10:03

Querido P. Francisco Ferrer:

Tras 6 años como párroco de la Parroquia Señor de los Milagros, nos dejas, pues el Señor te ha encomendado una nueva labor pastoral y debes desarrollarla y cumplirla a cabalidad como lo hiciste en la nuestra.

Tu estancia aquí ha sido corta, así nos ha parecido, pero tu labor pastoral perdurará en el tiempo, pues has sabido llegarnos: tu humildad, tu amor por los más necesitados, tu sencillez, tu sonrisa..., nos han contagiado. Tus homilías han calado en nuestros corazones y nos han hecho mucho bien. Te nos vas, pues, buen sacerdote, buen pastor, buen amigo...

Allí donde vayas, no olvides que aquí en Comas, Lima tienes amigos que te quieren y te recibirán siempre con los brazos abiertos.

Por todo cuanto bueno y bien has hecho en nuestra parroquia, en nuestras comunidades, en el comedor de ancianos y en especial en cada una de nuestras familias, muchas gracias.

Que el Divino Salvador te bendiga y siga aumentando tu fé para que continues siendo luz en cada una de las comunidades que él disponga en tu caminar. Feliz viaje y un pronto regreso.

El Ministerio de Liturgia te invita muy cordialmente a la celebración eucarística que se llevará a cabo el día hoy Domingo 18 de Diciembre 2016 a las 7:00 p.m. para agradecer al P. Francisco Ferrer, su entrega pastoral y desearle muchos éxitos en la nueva misión que empezará en el país hermano España.

Despedida a un Gran Amigo P. Francisco Ferrer
Repost 0
Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
9 diciembre 2016 5 09 /12 /diciembre /2016 22:32

MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos días, hermanos en Cristo. Bienvenidos a esta celebración del tercer domingo de adviento.

Hoy es el Domingo de la alegría. Pero no una alegría barata y comercial, sino la que viene del Espíritu. Una alegría que se identifica con Jesús, que llega de nuevo para ser liberación y Buena Noticia para todos los hombres, especialmente para los que sufren y que están tristes.

Nos ponemos de pie y cantamos.

SALUDO INICIAL

CORONA DE ADVIENTO

Encendemos la tercera vela de nuestra corona de Adviento, acercándonos así a la Navidad que Dios nos regala.

(Un niño u otra persona encienden la tercera vela, al mismo tiempo que se lee esta oración o se canta algo apropiado a la corona).

En las tinieblas se encendió una luz,

en el desierto clamó una voz.

Se anuncia la buena noticia:

¡El Señor va a llegar!

Preparen sus caminos, porque ya se acerca.

Adornen su alma

como una novia que se engalana el día de su boda.

Ya llega el mensajero.

Juan Bautista no es la luz, sino el que nos anuncia la luz.

Cuando encendemos estas tres velas

cada uno de nosotros quiere ser

antorcha tuya para que brilles,

llama para que calientes.

¡Ven, Señor, a salvarnos!,

ACTO PENITENCIAL

GLORIA

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

La primera lectura del Profeta Isaías está llena de optimismo, anunciando el plan de Dios que es de alegría y liberación total.

El apóstol Santiago, nos invita a revestirnos de paciencia y así esperar la venida del Señor.

El evangelio de Juan, nos narra con gran fuerza la historia de Juan, el Bautista, el precursor de Jesús.

 Escuchemos

HOMILÍA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Animados por la esperanza y la alegría que la Palabra de Dios nos inspira, nos dirigimos a Él expresándole la oración que brota de esa esperanza. Digamos:  

¡SEÑOR, TÚ ERES NUESTRA ALEGRÍA!

1. Por nuestra Madre la Iglesia, para que sea ante el mundo signo de alegría y esperanza.                                                                                                  

                                                                                                           ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Por los pueblos que sufren la guerra y la violencia, de forma especial en estos días por Palestina e Israel, la tierra que vio nacer a Jesús, para que pueda brotar la paz y la reconciliación.                                                                                                

                                                                                                          ROGUEMOS AL SEÑOR

3.  Por los pobres, los enfermos, los que no tienen techo, los que pasan dificultades o les falta el calor de una familia, para que podamos descubrir en ellos a Cristo que pasa a nuestro lado.                                                                                                

                                                                                                  ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por  los jóvenes que se confirman en nuestra comunidad, para que vivan intensamente su fe en la esperanza y sean testigos convincentes de Jesucristo con su modo de vida.

.                                                                                                  ROGUEMOS AL SEÑOR

5. Por nuestras familias cristianas, especialmente por las más necesitadas, para que la alegría de estas próximas fiestas no quede rota o adulterada ni por la televisión, ni por el afán consumista, ni por otras actividades que empañen la armonía familiar.                                                                                                 

                                                                                                  ROGUEMOS AL SEÑOR

Padre bueno, acoge estas intenciones que ponemos ante tu misericordia  para que podamos prepararnos dignamente a las fiestas de la Navidad ya próximas. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

LITURGIA  EUCARISTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

Seguimos armando nuestro pesebre para que esté listo, como nosotros, cuando llegue Navidad:

PASTORES

Dios ha escogido a los más pobres, los humildes pastores, como invitados de honor al nacimiento de su Hijo. Dios siempre está con los pobres.

PANDERETA

Con esta PANDERETA queremos prepararnos a manifestar lo que vamos a celebrar: EL NACIMIENTO DE CRISTO. La alegría hay que vivirla y demostrarla.

PAN Y VINO

Ahora llevamos al altar lo que la palabra “Belén” significa: EL PAN que necesitamos para ser mejores, el pan del Señor, el pan y el vino de la Eucaristía.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

El cordero de Dios proclamado por el Bautista, nos invita a su mesa. Llenos de alegría por la llegada de Jesús a nuestras vidas, acerquémonos a recibirlo con amor y gratitud.

 (ACCIÓN DE GRACIAS)

 

Queremos, Señor,  que siembres en nuestros corazones

 la verdadera ALEGRIA.

Son muchas cosas las que nos preocupan,

pero, con tu llegada,

van desapareciendo nuestras inquietudes.

 

Gracias, porque con tu nacimiento,

renacen en nosotros las ganas de ser mejores.

Gracias, porque vas poniendo en nuestro corazón

sentimientos de solidaridad para con los pobres.

Gracias por las veces que otros nos han traído alegría

 y por la que hemos llevado a otros.

Alegra también, Señor,

el corazón de los enfermos, pobres y necesitados.

 ¡Gracias, Señor¡ Amén.

DOMINGO 7PM. CONFIRMACIONES

MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos noches, hermanos en Cristo. Bienvenidos a esta celebración del tercer domingo de adviento.

Hoy es el Domingo de la alegría. Pero no una alegría barata y comercial, sino la que viene del Espíritu. Una alegría que se identifica con Jesús, que llega de nuevo para ser liberación y Buena Noticia para todos los hombres, especialmente para los que sufren y que están tristes.

Hoy, algunos jóvenes de nuestra comunidad recibirán el sacramento de la Confirmación. Se han preparado durante dos años para convertirse en testigos de Cristo. Recemos por todos ellos.

Nos ponemos de pie y cantamos.

SALUDO INICIAL

CORONA DE ADVIENTO

Encendemos la tercera vela de nuestra corona de Adviento, acercándonos así a la Navidad que Dios nos regala.

 (Un niño u otra persona enciende la tercera vela, al mismo tiempo que se lee esta oración o se canta algo apropiado a la corona).

En las tinieblas se encendió una luz,

en el desierto clamó una voz.

Se anuncia la buena noticia:

¡El Señor va a llegar!

Preparen sus caminos, porque ya se acerca.

Adornen su alma

como una novia que se engalana el día de su boda.

Ya llega el mensajero.

Juan Bautista no es la luz, sino el que nos anuncia la luz.

Cuando encendemos estas tres velas

cada uno de nosotros quiere ser

antorcha tuya para que brilles,

llama para que calientes.

¡Ven, Señor, a salvarnos!,

ACTO PENITENCIAL

GLORIA

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

La primera lectura del Profeta Isaías está llena de optimismo, anunciando el plan de Dios que es de alegría y liberación total.

El apóstol Santiago, nos invita a revestirnos de paciencia y así esperar la venida del Señor.

El evangelio de Juan, nos narra con gran fuerza la historia de Juan, el Bautista, el precursor de Jesús.

Escuchemos.

MONICIÓN: PRESENTACIÓN DE LOS CONFIRMANDOS. (Antes de la homilía)

(Se nombran los nombres de cada uno)

..............

................

..............

...............

Estos jóvenes fueron bautizados con la promesa de que serían “educados en la fe”, y de que “un día recibirían por la Confirmación la plenitud del Espíritu Santo. Este fue el compromiso de sus padres y padrinos en el Bautismo. Como catequista de estos jóvenes, tengo la satisfacción de decir a la comunidad reunida, que estos jóvenes han  recibido la catequesis adecuada a su edad.

HOMILÍA

MONICIÓN IMPOSICIÓN DE MANOS. 

El día de Pentecostés, los Apóstoles recibieron una presencia muy especial del Espíritu Santo. Los Obispos, sus continuadores, transmiten desde entonces el Espíritu Santo como un don personal por medio del sacramento de la Confirmación, que ahora va a comenzar con la imposición de manos. La imposición de manos es uno de los gestos que aparecen habitualmente en la historia de la salvación y en la liturgia para indicar la transmisión de un poder o de una fuerza o de unos derechos.

MONICIÓN CRISMACIÓN.

Hemos llegado al momento culminante de la celebración. El Padre Francisco, como delegado del Obispo para esta celebración, les impondrá la mano y los marcará con la cruz gloriosa de Cristo para significar que son propiedad del Señor. Los ungirá con óleo perfumado. Ser crismado es lo mismo que ser otro Cristo, ser Mesías, ser ungido. Y ser Mesías y Cristo comporta la misma misión que el Señor: dar testimonio de la verdad y ser, por el buen olor de las buenas obras, fermento de santidad en el mundo.

CREDO

 

PLEGARIA UNIVERSAL

Animados por la esperanza y la alegría que la Palabra de Dios nos inspira, nos dirigimos a Él expresándole la oración que brota de esa esperanza. Digamos:  

¡SEÑOR, TÚ ERES NUESTRA ALEGRÍA!

1. Por nuestra Madre la Iglesia, para que sea ante el mundo signo de alegría y esperanza.                                                                                                  

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Por los pueblos que sufren la guerra y la violencia, de forma especial en estos días por Palestina e Israel, la tierra que vio nacer a Jesús, para que pueda brotar la paz y la reconciliación.                                                                                                

                                     ROGUEMOS AL SEÑOR                                                                                                                             

3.   Por los pobres, los enfermos, los que no tienen techo, pasan dificultades o les falta el calor de una familia, para que podamos descubrir en ellos a Cristo que pasa a nuestro lado.                                                                                                                                                                                    

                                                                                                  ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por  los que hoy nos hemos confirmado. Para que vivamos intensamente nuestra fe en la esperanza y seamos testigos convincentes de Jesucristo con nuestro modo de vida.

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

5. Por nuestras familias, especialmente por las más necesitadas, para que la alegría de estas próximas fiestas no quede rota o adulterada ni por la televisión, ni por el afán consumista, ni por otras actividades que empañen la armonía familiar.                                                                                                                                                                                                      

                                                                                                 ROGUEMOS AL SEÑOR

LITURGIA  EUCARISTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS  

VELAS

Señor, tú eres nuestra luz. Que nuestras mesas, nuestros hogares, estén siempre iluminadas con luz.

CRUCES

Presentamos al Señor estas cruces, signo del mucho amor que Jesús nos ha tenido y que nos recordarán que nosotros tenemos que llegar a amar de la misma manera.

PASTORES

Dios ha escogido a los más pobres, los humildes pastores, como invitados de honor al nacimiento de su Hijo. Dios siempre está con los pobres.

PANDERETA

Con esta PANDERETA queremos prepararnos a manifestar lo que vamos a celebrar: EL NACIMIENTO DE CRISTO. La alegría hay que vivirla y demostrarla.

PAN Y VINO

Ahora llevamos al altar lo que la palabra “Belén” significa: EL PAN que necesitamos para ser mejores, el pan del Señor, el pan y el vino de la Eucaristía.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

El cordero de Dios proclamado por el Bautista, nos invita a su mesa. Llenos de alegría por la llegada de Jesús a nuestras vidas, acerquémonos a recibirlo con amor y gratitud.

ACCION DE GRACIAS 

Padre bueno, acoge estas intenciones que ponemos ante tu misericordia  para que podamos prepararnos dignamente a las fiestas de la Navidad ya próxima. Por Cristo N. Señor.                                                               

                   AMÉN

(ACCIÓN DE GRACIAS)

 

Queremos, Señor,  que siembres en nuestros corazones

 la verdadera ALEGRIA.

Son muchas cosas las nos preocupan,

pero, con tu llegada,

van desapareciendo nuestras inquietudes.

 

Gracias, porque con tu nacimiento,

renacen en nosotros las ganas de ser mejores.

Gracias, porque vas poniendo en nuestro corazón

sentimientos de solidaridad para con los pobres.

Gracias por la veces que otros nos han traído alegría

 y por la que hemos llevado alegría a otros.

Alegra también, Señor,

el corazón de los enfermos, pobres y necesitados.

 ¡Gracias, Señor¡ Amén.

Repost 0
Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
4 diciembre 2016 7 04 /12 /diciembre /2016 00:02

MONICIÓN DE ENTRADA

Muy buenas noches/días a todos. Hermanos, hoy celebramos la INMACULADA CONCEPCION DE LA VIRGEN MARÍA.

Nadie, como Ella, nos puede indicar mejor los caminos que nos llevan a la Navidad. Su pureza, su alma limpia, su interior lleno de Dios son motores que nos impulsan hacia una Navidad vivida con autenticidad cristiana. Si la Navidad tiene sabor a Dios, el Adviento, tiene gusto a María.

¡Gracias, Señor! ¡Gracias, por la pureza de María, tu Madre, y porque por medio de Ella, nos enviaste al Salvador!

Puestos de pie empezamos la celebración.

SALUDO INICIAL

ACTO PENITENCIAL

GLORIA 

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Ya en los albores de la creación, Dios anuncia la salvación. Es el primer anuncio de la Buena Nueva: el Hijo de Dios que compartirá nuestra condición humana.

Las  palabras de san Pablo, en la segunda lectura son un canto de esperanza: nos manifiestan la predestinación de todos los hombres a ser hijos en el Hijo.

El mismo Señor, en las palabras del Ángel, nos devuelve la esperanza de la salvación. Escuchemos.

HOMILIA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Unidos a nuestra Madre Santísima, en el día en que celebramos su Inmaculada Concepción, junto a estas intenciones que elevamos a nuestro Padre, pidámosle que Ella nos enseñe a caminar unidos hacia la casa paterna, a fin que toda la humanidad sea una sola familia. Digamos juntos:

"QUE LA LLENA DE GRACIA INTERCEDA POR NOSOTROS"

1.- Madre, que estuviste en Pentecostés junto a los Apóstoles, en la primera Iglesia, sigue atenta a nuestras necesidades, pídele al Padre que, siguiendo tu ejemplo, nos mantengamos siempre fieles a Él.

                                                                          ROGUEMOS AL SEÑOR

2.- Madre, que sufriste ante las injusticias del mundo, el exilio en Egipto, la pobreza de Nazaret, tu dolor al pie de la Cruz, preséntale al Padre las necesidades de todos los pobres, enfermos, emigrantes y desesperados.

                                                                          ROGUEMOS AL SEÑOR

3.- Madre, que en Caná, anticipaste la necesidad de aquellos esposos. Suplica al Padre por todos los hogares para que nunca falte el dulce vino del Amor.

                                                                       ROGUEMOS AL SEÑOR

4.- Madre, acuérdate de las mujeres maltratadas, las que sufren soledad, explotación sexual o laboral, la miseria, el abandono, la ancianidad sin afecto.

                                                                       ROGUEMOS AL SEÑOR

5.- Madre, acuérdate de los niños y jóvenes que recibieron hoy la Primera Comunión, para que sea en su vida, un gran paso de amistad, amor y compromiso con Jesús.                                                                                                                                                                                                           

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

Escucha, Padre, nuestras oraciones y haz que siguiendo el ejemplo de la Virgen María, seamos dóciles a la inspiración de tu Espíritu, para poder llevar a Cristo a los hermanos y proclamar tu grandeza con nuestras alabanzas y la santidad de nuestras costumbres. Por Jesucristo, nuestro Señor.

LITURGIA  EUCARÍSTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

JARRA CON AGUA

Con esta jarra de agua limpia y cristalina, damos gracias a Dios por el gran regalo que le concedió a la Virgen María, al hacerla Inmaculada en su concepción.

PAN Y VINO

Con este pan y este vino queremos llevar hasta el altar nuestra vida entera, para que, ayudados por la Virgen Inmaculada, transformemos nuestro corazón y seamos siempre una ofrenda a Dios.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

 

En el Evangelio hemos escuchado el anuncio del Señor que viene a salvarnos: el Emmanuel, el Dios con nosotros; ese mismo Dios que ahora se nos  ofrece en el sacramento del altar, y que así quiere ser nuestro alimento en esta espera.

 (ACCIÓN DE GRACIAS)

 

COMO TÚ, MARIA, AYÚDANOS A SER

limpios, para reflejar luminosamente el amor de Dios,

creyentes del todo , para iluminar con la luz de Cristo,

sencillos, para dejar a Dios que haga en nosotros.

COMO TÚ, MARÍA, AYÚDANOS A SER

generosos, para oír siempre la voz de Dios,

atentos, para captar pronto las necesidades del otro,

 sonrientes y alegres, para hacer atractivo el Evangelio.

COMO TÚ, MARÍA, AYÚDANOS A SER

fervorosos y, por ello, enamorados de Dios,

 audaces en el cumplimiento de la voluntad del Señor

austeros, para compartir lo nuestro con quien lo necesite.

 

COMO TÚ, MARÍA, QUEREMOS SER.

AYÚDANOS.

Amén.

DESPEDIDA

Repost 0
Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
3 diciembre 2016 6 03 /12 /diciembre /2016 23:55

MONICIÓN DE ENTRADA

Muy buenas noches a todos. Hermanos  en este día, celebramos la INMACULADA CONCEPCION DE LA VIRGEN MARÍA.

Hoy, en esta celebración de la eucaristía, nuestros hijos recibirán la primera comunión. Son...................

 

 

 

 

 

 

Es un día importante para ellos, están contentos por la fiesta, y están contentos porque hoy Jesús estará más cerca de ellos, lo recibirán en su corazón. Y es también un día importante para nosotros, sus padres, que vemos cómo crecen, y ue vemos cómo van avanzando también en su crecimiento como cristianos.

            Nuestros hijos se han preparado en la catequesis, y han aprendido a conocer y a amar más a Jesús. Sus catequistas están contentos de acompañarlos aquí, en este momento. Y nosotros, los padres, sentimos hoy de una manera especial nuestra responsabilidad de seguir ayudándolos a crecer como personas y como seguidores de Jesús. Y esperamos que toda la comunidad cristiana nos ayude en nuestra tarea.

SALUDO INICIAL

ACTO PENITENCIAL

GLORIA 

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Ya en los albores de la creación, Dios anuncia la salvación. Es el primer anuncio de la Buena Nueva: el Hijo de Dios que compartirá nuestra condición humana.

Las  palabras de san Pablo, en la segunda lectura son un canto de esperanza: nos manifiestan la predestinación de todos los hombres a ser hijos en el Hijo.

El mismo Señor, en las palabras del Ángel, nos devuelve la esperanza de la salvación.   Escuchemos.

HOMILÍA

CREDO

PROFESIÓN DE FE (por el sacerdote)

            Hoy, niños/adolescentes, recibirán por primera vez a Jesucristo. Es un gran paso en su vida de cristianos. Un gran paso en el camino que iniciaron con el bautismo.

            Por eso, ahora recordaremos aquel inicio de camino. Aquel día, sus padres y padrinos dijeron que se apartarían de todo lo que es malo, de todo lo que Jesús no quiere que hagamos porque nos hace daño a nosotros y a los demás, y que tendrían una fe muy fuerte en Dios, en Jesús, en el espíritu que él nos da. Ahora, eso lo van a decir ustedes.

            Y, como recuerdo de aquel momento, tendrán en sus manos una vela encendida, una vela que es la luz de Jesucristo que nos ilumina.

            Respondan ahora a cada pregunta, diciendo: SI, RENUNCIO.

  • ¿Renuncian a toda clase de egoísmo, de envidia, de hipocresía o menosprecio hacia los demás?
  • ¿Renuncian a desentenderse de las necesidades de las personas, por cobardía, pereza o comodidad?
  • ¿Renuncian a ir por la vida buscando únicamente su bienestar y lo que les interesa a ustedes, es decir, renuncian a pensar solo en ustedes mismos, olvidándose de los demás y de Dios?

Respondan ahora a cada pregunta diciendo: SI, CREO

  • ¿Creen en Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, que nos ama y se preocupa por nosotros y por todos los hombres?

 

  • ¿Creen en Jesucristo, su único Hijo y Señor nuestro, que nació de María Virgen, pasó por el mundo haciendo el bien, padeció y fue sepultado, resucitó de entre los muertos y está sentado a la derecha del Padre?
  • ¿Creen en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna?

PLEGARIA UNIVERSAL

Unidos a nuestra Madre Santísima, en el día en que celebramos su Inmaculada Concepción, junto a estas intenciones que elevamos a nuestro Padre, pidámosle que Ella nos enseñe a caminar unidos hacia la casa paterna, a fin que toda la humanidad sea una sola familia. Digamos juntos:

"QUE LA LLENA DE GRACIA INTERCEDA POR NOSOTROS"

  • Para que en toda la tierra se acaben las guerras, el terrorismo y el hambre, y todos podamos vivir en paz y dignidad.

Roguemos al Señor.

  • Para que los gobernantes y todos los que tienen poder trabajen en favor de los más pobres.

Roguemos al Señor.

  • Para que en el corazón de todos los hombres y mujeres del mundo crezcan sentimientos de amor y generosidad.

Roguemos al Señor.

  • Para que los niños pobres, abandonados y los que no tienen lo necesario para vivir encuentren amor y ayuda en nosotros.

Roguemos al Señor.

  • Para que los cristianos seamos siempre un ejemplo de servicio a los demás y sepamos poner esperanza a nuestro alrededor.

Roguemos al Señor.

  • Para que los que hoy recibimos la primera comunión seamos cada día más amigos de Jesús.

 Roguemos al Señor.

  • Para que nuestros padres y familiares sepan ayudarnos a ser siempre más cristianos.

Roguemos al Señor.

  • +Para que nuestros catequistas y todos los que nos han ayudado a crecer en nuestra fe sigan realizando su labor con confianza y amor.

Roguemos al Señor.

  • Para que todos los que celebramos hoy esta fiesta, vivamos llenos de la alegría y la gracia de Dios.
  • Roguemos al Señor.

Escucha, Padre, lo que con fe te hemos pedido. PJNS

LITURGIA  EUCARÍSTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

VELAS

Acepta, Señor, estas velas, signo de la fe que guía nuestra vida. La fe en tu hijo Jesús. Haz que nos dejemos guiar siempre por él.

FLORES

Te presentamos, Padre Dios, estas flores que van a adornar el altar; su belleza y olor nos habla de Ti. Nosotros también queremos ser el buen olor de Cristo. 

CRUCES

Recibe, Señor, estas cruces, signo de tu amor por nosotros. Ayúdanos a ser testigos de ese amor.

ESTAMPAS

Recibe, Señor, estos recuerdos, para que al contemplarlos nunca olvidemos a quien estamos siguiendo.

CARPETAS

También te traemos este libro de catequesis; así te decimos que queremos seguir a Jesús. 

PAN Y VINO.

Con este pan y este vino queremos llevar hasta el altar nuestra vida entera, para que, ayudados por la Virgen Inmaculada, transformemos nuestro corazón y seamos siempre una ofrenda a Dios

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

En el Evangelio hemos escuchado el anuncio del Señor que viene a salvarnos: el Emmanuel, el Dios con nosotros; ese mismo Dios que ahora se nos ofrece en el sacramento del altar, y que así quiere ser nuestro alimento en esta espera. Primero se acercarán quienes reciben a Jesús eucaristía por primera vez y luego podemos acercarnos los demás.

 (ACCIÓN DE GRACIAS)

 

Jesús,

Tú eres nuestro hermano,

nuestro amigo.

 

Te damos gracias

porque has venido a nuestro corazón

y estás con nosotros.

Te queremos.

 

Gracias por nuestros padres y familiares

que hoy nos acompañan.

 

Gracias por nuestros catequistas

y por todas las personas

que nos han ayudado a prepararnos

para la primera comunión.

 

Gracias por todas las cosas buenas

que hay en nosotros y en todas las personas

que tenemos a nuestro lado.

 

Por todo, gracias Señor.

 

Amén

 

DESPEDIDA

Repost 0
Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
3 diciembre 2016 6 03 /12 /diciembre /2016 23:41

MONICIÓN DE ENTRADA

Muy buenos noches (días) hermanos y hermanas en  el segundo domingo de Adviento.

Preparar el camino al Señor, como lo hizo Juan el Bautista, es muchas veces tener que predicar en el desierto de la apatía, de la indiferencia, de la mediocridad… Aun así, si queremos recibir al Señor en nuestra vida, necesitamos allanar nuestros corazones y convertirnos a Él,  un cambio radical y total que afecte a todo nuestro ser y a todas las dimensiones de nuestra existencia.

¡ENCUENTRA A JESÚS EN EL HERMANO! es el lema que se nos propone este mes.

Con el corazón despierto y dispuestos a dejarnos modelar por el Señor, vamos a dar comienzo a nuestra celebración. De pie, cantamos. 

SALUDO INICIAL

CORONA DE ADVIENTO

Al encender el 2º cirio de la CORONA DE ADVIENTO, queremos ser como Juan Bautista: Personas que anuncien la luz de la verdad,  que iluminemos nuestras vidas con la fe y, así el Señor, pueda nacer en nuestros corazones. ¡Ven, Señor, Jesús!

(Un niño u otra persona encienden la primera vela, al mismo tiempo que se lee esta oración o se canta algo apropiado a la corona).

 

ORACIÓN DEL ENCENDIDO DE LA SEGUNDA VELA

Señor Jesús,

tu venida, tu cercanía, lo transforma todo,

convierte este vetusto y abrumado mundo nuestro

en germen de un cielo y una tierra nuevas,

y a nosotros, débiles y pecadores,

en constructores de tu Reino y heraldos de tu presencia amorosa.

Al encender esta  vela de la corona de Adviento,

queremos manifestar nuestro deseo de escuchar tu llamada

a preparar los caminos y alzar nuestra voz para que,

quienes tienen hambre y sed de justicia

logren experimentarte próximo

y sepan que aquí estás Tú, nuestro Dios.

Amén

 

ACTO PENITENCIAL

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Isaías nos dice en su profecía, que la paz y la armonía reinarán estando en presencia del Mesías, la justicia será la medida para nuestras obras.

San Pablo, en su carta a los romanos, nos exhorta a dejar atrás todo aquello que nos aleja del Señor, a vivir en unidad y tolerancia.

El evangelio tomado de san Mateo, es la mejor expresión posible sobre el significado de lo que puede y debe ser el Adviento. Hay que convertirse, hay que esforzarse en corregirnos, para así mejorar nuestro camino hacia la conversión verdadera.

Escuchemos con atención.

HOMILÍA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Salgamos al encuentro del Señor, que se acerca a nosotros, y presentémosle confiados nuestra plegaria diciendo:

“CONVIÉRTENOS A TI, SEÑOR”

1.- Para que el Papa, obispos, sacerdotes y todos los comprometidos con el anuncio del evangelio, sigan proclamando sin cesar el mensaje de conversión y esperanza a todos los pueblos. 

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

2.- Por los pueblos, las naciones, por los gobernantes de todo el mundo. Para que entiendan que solamente en la reconciliación, el perdón y el amor puede llegar la paz que tanto ansiamos.

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

3.- Por los más necesitados, especialmente por aquellos a quienes se les violan sus derechos y son víctimas de la injusticia, para que mantengan su esperanza y vean pronto la luz de la justicia

ROGUEMOS AL SEÑOR                                                                                                                

4.- Por los niños y jóvenes que en esto días recibirán los Sacramentos de iniciación Cristiana. Para que ese acercamiento a Jesús les haga más comprometidos.

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

5.- Para que, ante la Navidad que se acerca, no nos conformemos con preparar lo externo, puesto que lo que quiere Dios, de verdad, es nuestro amor y nuestra acogida al hermano.                                                                                                                                                                                     

                                                                             ROGUEMOS AL SEÑOR                                                                         

Señor Dios, que llamas a los humildes al esplendor de tu Reino, endereza nuestro camino hacia ti y abaja los montes elevados de nuestra soberbia, para que celebremos con fe ardiente la venida de Jesucristo, tu Hijo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos

LITURGIA  EUCARISTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

Seguimos armando nuestro pesebre comunitario mientras caminamos hacia la navidad:

JOSÉ Y MARÍA

José, el hombre justo y fiel, cuidará de María y de Jesús. Es claro modelo de padre que se entrega a Dios a través del cuidado de su familia.

María, mujer joven, de un pueblo insignificante, es elegida para ser Madre de Dios. Pero Dios pide permiso a María y ella sabe decir SI.

PAN Y VINO

Ofrezcamos junto con el Pan y el Vino nuestra decisión de vivir en continua conversión, anunciando a Jesús donde estemos, con nuestra vida, con la palabra y con las obras.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Cristo es el mejor regalo que podemos recibir, acerquémonos con el corazón dispuesto a permitirle habitar en nosotros y pidámosle que haga posible la conversión de nuestro corazón.

 (ACCIÓN DE GRACIAS)

CONVIÉRTEME, SEÑOR

Del ruido, que me impide escucharte,

a la paz que me permite sentirte con nitidez.

De la comodidad, que desfigura mi felicidad,

a la sobriedad que necesita mi alma para no perderte.

 

CONVIÉRTEME, SEÑOR

De mi voz, suave y tímida para pregonarte,

a un testimonio vivo, eficaz y valiente,

para proclamar que, como Tú,

nada ni nadie ha de salvar al hombre

 

CONVIÉRTEME, SEÑOR

Y dame un nuevo corazón para alabarte.

Y dame un nuevo corazón para bendecirte.

Y dame un nuevo corazón para esperarte.

Y dame un nuevo corazón para amarte.

Amén.

DESPEDIDA

Repost 0
Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
3 diciembre 2016 6 03 /12 /diciembre /2016 23:30

MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy, en esta celebración de la eucaristía, nuestros hijos recibirán la primera comunión. Son...................

 

 

 

 

 

 

 

 

Es un día importante para ellos, están contentos por la fiesta, y están contentos porque hoy Jesús estará más cerca de ellos, lo recibirán en su corazón. Y es también un día importante para nosotros, sus padres, que vemos cómo crecen, y que vemos cómo van avanzando también en su crecimiento como cristianos.

            Nuestros hijos se han preparado en la catequesis, y han aprendido a conocer y a amar más a Jesús. Sus catequistas están contentos de acompañarlos aquí, en este momento. Y nosotros, los padres, sentimos hoy de una manera especial nuestra responsabilidad de seguir ayudándolos a crecer como personas y como seguidores de Jesús. Y esperamos que toda la comunidad cristiana nos ayude en nuestra tarea.

SALUDO INICIAL

CORONA DE ADVIENTO

Al encender el 2º cirio de la CORONA DE ADVIENTO, queremos ser como Juan Bautista: Personas que anuncien la luz de la verdad,  que iluminemos nuestras vidas con la fe y, así el Señor, pueda nacer en nuestros corazones. ¡Ven, Señor, Jesús!

(Un niño u otra persona enciende la primera vela, al mismo tiempo que se lee esta oración o se canta algo apropiado a la corona).

 

ORACIÓN DEL ENCENDIDO DE LA SEGUNDA VELA

Señor Jesús,

tu venida, tu cercanía, lo transforma todo,

convierte este vetusto y abrumado mundo nuestro

en germen de un cielo y una tierra nuevas,

y a nosotros, débiles y pecadores,

en constructores de tu Reino y heraldos de tu presencia amorosa.

Al encender estas dos velas en la corona de Adviento,

queremos manifestar nuestro deseo de escuchar tu llamada

a preparar los caminos y alzar nuestra voz para que,

quienes tienen hambre y sed de justicia

logren experimentarte próximo

y sepan que aquí estas Tú, nuestro Dios.

Amén

ACTO PENITENCIAL

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Isaías nos dice en su profecía, que la paz y la armonía reinarán estando en presencia del Mesías, la justicia será la medida para nuestras obras.

San Pablo, en su carta a los romanos, nos exhorta a dejar atrás todo aquello que nos aleja del Señor, a vivir en unidad y tolerancia.

El evangelio tomado de san Mateo, es la mejor expresión posible sobre el significado de lo que puede y debe ser el Adviento. Hay que convertirse, hay que hacer penitencia, para así mejorar nuestro camino hacia la conversión verdadera. Escuchemos con atención.

HOMILÍA

CREDO

PROFESIÓN DE FE (por el sacerdote)

            Hoy, niños/adolescentes, recibirán por primera vez a Jesucristo. Es un gran paso en su vida de cristianos. Un gran paso en el camino que iniciaron con el bautismo.

            Por eso, ahora recordaremos aquel inicio de camino. Aquel día, sus padres y padrinos dijeron que se apartarían de todo lo que es malo, de todo lo que Jesús no quiere que hagamos porque nos hace daño a nosotros y a los demás, y que tendrían una fe muy fuerte en Dios, en Jesús, en el espíritu que él nos da. Ahora, eso lo van a decir ustedes.

            Y, como recuerdo de aquel momento, tendrán en sus manos una vela encendida, una vela que es la luz de Jesucristo que nos ilumina.

            Respondan ahora a cada pregunta, diciendo: SI, RENUNCIO.

  • ¿Renuncian a toda clase de egoísmo, de envidia, de hipocresía o menosprecio hacia los demás?

 

  • ¿Renuncian a desentenderse de las necesidades de las personas, por cobardía, pereza o comodidad?

 

  • ¿Renuncian a ir por la vida buscando únicamente su bienestar y lo que les interesa a ustedes, es decir, renuncian a pensar solo en ustedes mismos, olvidándose de los demás y de Dios?

Respondan ahora a cada pregunta diciendo: SI, CREO

  • ¿Creen en Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, que nos ama y se preocupa por nosotros y por todos los hombres?

 

  • ¿Creen en Jesucristo, su único Hijo y Señor nuestro, que nació de María Virgen, pasó por el mundo haciendo el bien, padeció y fue sepultado, resucitó de entre los muertos y está sentado a la derecha del Padre?

 

  • ¿Creen en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna?

PLEGARIA UNIVERSAL

Salgamos al encuentro del Señor, que se acerca a nosotros, y presentémosle confiados nuestra plegaria:

“CONVIÉRTENOS A TI, SEÑOR”

  • Para que en toda la tierra se acaben las guerras, el terrorismo y el hambre, y todos podamos vivir en paz y dignidad.

ROGUEMOS AL SEÑOR.

  • Para que los gobernantes y todos los que tienen poder trabajen en favor de los más pobres.

 ROGUEMOS AL SEÑOR.

  • Para que en el corazón de todos los hombres y mujeres del mundo crezcan sentimientos de amor y generosidad.

ROGUEMOS AL SEÑOR.

  • Para que los niños pobres, abandonados y los que no tienen lo necesario para vivir encuentren amor y ayuda en nosotros.

ROGUEMOS AL SEÑOR.

  • Para que los cristianos seamos siempre un ejemplo de servicio a los demás y sepamos poner esperanza a nuestro alrededor.

 ROGUEMOS AL SEÑOR.

  • Para que los que hoy recibimos la primera comunión seamos cada día más amigos de Jesús.

 ROGUEMOS AL SEÑOR.

  • Para que nuestros padres y familiares sepan ayudarnos a ser siempre más cristianos.

ROGUEMOS AL SEÑOR.

  • Para que nuestros catequistas y todos los que nos han ayudado a crecer en nuestra fe sigan realizando su labor con confianza y amor.

 ROGUEMOS AL SEÑOR.

Para que todos los que celebramos hoy esta fiesta, vivamos llenos de la alegría y la gracia de Dios. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Escucha, Padre, lo que con fe te hemos pedido. PJNS

LITURGIA  EUCARÍSTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

VELAS

Acepta, Señor, estas velas, signo de la fe que guía nuestra vida. La fe en tu hijo Jesús. Haz que nos dejemos guiar siempre por él.

JOSÉ Y MARÍA

José, el hombre justo y fiel, cuidará de María y de Jesús. Es claro modelo de padre que se entrega a Dios a través del cuidado de su familia.

María, mujer joven, de un pueblo insignificante, es elegida para ser Madre de Dios. Pero Dios pide permiso a María y ella sabe decir SI.

FLORES

Acoge, Señor, estas flores, signo de gratitud y alegría, signo del amor que necesitamos expresarte.

CRUCES

Recibe, Señor, estas cruces, signo de tu amor por nosotros. Ayúdanos a ser testigos de ese amor.

ESTAMPAS

Recibe, Señor, estos recuerdos, para que al contemplarlos nunca olvidemos a quien estamos siguiendo.

PAN Y VINO

Ofrezcamos junto con el Pan y el Vino nuestra decisión de vivir convertidos, anunciando a Jesús donde estemos, con nuestra vida, con la palabra y con las obras.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Cristo es el mejor regalo que podemos recibir, acerquémonos con el corazón dispuesto a permitirle habitar en nosotros y pidámosle que haga posible la conversión de nuestro corazón.

Primero se acercarán quienes reciben a Jesús eucaristía por primera vez y luego podemos acercarnos los demás.

 (ACCIÓN DE GRACIAS)

 

Jesús,

Tú eres nuestro hermano,

nuestro amigo.

 

Te damos gracias

porque has venido a nuestro corazón

y estás con nosotros.

Te queremos.

 

Gracias por nuestros padres y familiares

que hoy nos acompañan.

 

Gracias por nuestros catequistas

y por todas las personas

que nos han ayudado a prepararnos

para la primera comunión.

 

Gracias por todas las cosas buenas

que hay en nosotros y en todas las personas

que tenemos a nuestro lado.

 

Por todo, gracias Señor.

 

 

Amén

 

DESPEDIDA

 

 

MISA 7PM. BAUTISMO Y PRIMERA COMUNIÓN.

MONICIÓN DE ENTRADA

Muy buenos noches hermanos y hermanas. Sean bienvenidos a la Eucaristía en este Segundo Domingo de Adviento.

Algunos jóvenes de nuestra comunidad se están preparando para recibir el sacramento de la Confirmación, pero antes de ello recibirán el bautismo y la primera Comunión. Recemos en esta eucaristía por todos ellos para que en este acercamiento hacia Jesucristo vayan convirtiéndose en auténticos seguidores suyos.

Con el corazón despierto y dispuestos a dejarnos modelar por el Señor, vamos a dar comienzo a nuestra celebración. de pie y cantando. 

SALUDO INICIAL

CORONA DE ADVIENTO

Al encender el 2º cirio de la CORONA DE ADVIENTO, queremos ser como Juan Bautista: Personas que anuncien la luz de la verdad,  que iluminemos nuestras vidas con la fe y, así el Señor, pueda nacer en nuestros corazones. ¡Ven, Señor, Jesús!

(Un niño u otra persona encienden la primera vela, al mismo tiempo que se lee esta oración o se canta algo apropiado a la corona).

ORACIÓN DEL ENCENDIDO DE LA SEGUNDA VELA

Señor Jesús,

tu venida, tu cercanía, lo transforma todo,

convierte este vetusto y abrumado mundo nuestro

en germen de un cielo y una tierra nuevas,

y a nosotros, débiles y pecadores,

en constructores de tu Reino y heraldos de tu presencia amorosa.

Al encender esta  vela de la corona de Adviento,

queremos manifestar nuestro deseo de escuchar tu llamada

a preparar los caminos y alzar nuestra voz para que,

quienes tienen hambre y sed de justicia

logren experimentarte próximo

y sepan que aquí estás Tú, nuestro Dios.

Amén

ACTO PENITENCIAL

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

 

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Isaías nos dice en su profecía, que la paz y la armonía reinarán estando en presencia del Mesías, la justicia será la medida para nuestras obras.

San Pablo, en su carta a los romanos, nos exhorta a dejar atrás todo aquello que nos aleja del Señor, a vivir en unidad y tolerancia.

El evangelio tomado de san Mateo, es la mejor expresión posible sobre el significado de lo que puede y debe ser el Adviento. Hay que convertirse, hay que hacer penitencia, para así mejorar nuestro camino hacia la conversión verdadera. Escuchemos con atención.

HOMILÍA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Salgamos al encuentro del Señor, que se acerca a nosotros, y presentémosle confiados nuestra plegaria diciendo:

“CONVIÉRTENOS A TI, SEÑOR”

1.- Para que el Papa, obispos, sacerdotes y todos los comprometidos con el anuncio del evangelio, sigan proclamando sin cesar el mensaje de conversión y salvación a todos los pueblos. 

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

2.- Por los pueblos, las naciones, por los gobernantes de todo el mundo. Para que entiendan que solamente en la reconciliación, el perdón y el amor puede llegar la paz que tanto ansiamos.

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

3.- Por los más necesitados, especialmente por aquellos a quienes se les violan sus derechos y son víctimas de la injusticia, para que mantengan su esperanza y vean pronto la luz de la justicia. 

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR                                                                                                          

4.-Por todos los misioneros y misioneras distribuidos por todo el mundo que son capaces de entregar su vida al servicio de los demás. Para que el mensaje que anuncian llegue a todos.

                                                                                               ROGUEMOS AL SEÑOR

5.-  Por los jóvenes que hoy han/hemos recibido el Bautismo y comulgarán/comulgaremos por vez primera. Para que este acercamiento a Jesús les/nos haga más comprometidos.                                                                                       

                                                                                                ROGUEMOS AL SEÑOR

Señor Dios, que llamas a los humildes al esplendor de tu Reino, endereza nuestro camino hacia ti y abaja los montes elevados de nuestra soberbia, para que celebremos con fe ardiente la venida de Jesucristo, tu Hijo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

LITURGIA  EUCARISTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

VELAS

Acepta, Señor, estas velas, signo de la fe que guía nuestra vida. La fe en tu hijo Jesús. Haz que nos dejemos guiar siempre por él.

Seguimos armando nuestro pesebre mientras caminamos hacia la Navidad:

JOSÉ Y MARÍA

José, el hombre justo y fiel, cuidará de María y de Jesús. Es claro modelo de padre que se entrega a Dios a través del cuidado de su familia.

María, mujer joven, de un pueblo insignificante, es elegida para ser Madre de Dios. Pero Dios pide permiso a María y ella sabe decir SI.

CRUCES

Recibe, Señor, estas cruces, signo de tu amor por nosotros. Ayúdanos a ser testigos de ese amor.

PAN Y VINO.

Ofrezcamos junto con el Pan y el Vino nuestra decisión de vivir convertidos, anunciando a Jesús donde estemos, con nuestra vida, con la palabra y con las obras.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Cristo es el mejor regalo que podemos recibir, acerquémonos con el corazón dispuesto a permitirle habitar en nosotros y pidámosle que haga posible la conversión de nuestro corazón.

 (ACCIÓN DE GRACIAS)

CONVIÉRTEME, SEÑOR

Del ruido, que me impide escucharte,

a la paz que me permite sentirte con nitidez.

De la comodidad, que desfigura mi felicidad,

a la sobriedad que necesita mi alma para no perderte.

 

CONVIÉRTEME, SEÑOR

De mi voz, suave y tímida para pregonarte,

a un testimonio vivo, eficaz y valiente,

para proclamar que, como Tú,

nada ni nadie ha de salvar al hombre

 

CONVIÉRTEME, SEÑOR

Y dame un nuevo corazón para alabarte.

Y dame un nuevo corazón para bendecirte.

Y dame un nuevo corazón para esperarte.

Y dame un nuevo corazón para amarte.

Amén.

DESPEDIDA

Repost 0
Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
25 noviembre 2016 5 25 /11 /noviembre /2016 11:26

MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos días a todos hermanos. Bienvenidos a esta Eucaristía en el primer domingo de Adviento con el que iniciamos un nuevo año litúrgico.

¡Bienvenido sea el Adviento!  Tiempo de gracia y esperanza; de días que nos conducirán a la Navidad. En este tiempo santo, hemos de preparar nuestras vidas y nuestros corazones, nuestra parroquia y nuestras familias, para la llegada del Señor a nuestras vidas.

Hoy Dios, con su Palabra, nos anima a permanecer atentos, despiertos…

De pie, cantamos.

SALUDO INICIAL

ACTO PENITENCIAL

CORONA DE ADVIENTO

Al comenzar el nuevo Año Litúrgico, vamos a bendecir esta corona, con la que inauguramos también el Tiempo de Adviento. Encender, semana tras semana, los cuatro cirios de esta corona debe ser un reflejo de nuestra gradual preparación para recibir al Señor Jesús en la Navidad. Las luces de las velas nos recuerdan que Él es la Luz del mundo que ha venido a disipar las tinieblas. El color verde de la corona simboliza la vida y la esperanza que Él nos ha venido a traer.

 (Una persona encenderá la primera vela, al mismo tiempo que se lee esta oración o se canta algo apropiado a la corona).

ORACION DEL ENCENDIDO DE LA PRIMERA VELA

Encendemos, Señor, esta luz,

como aquel que enciende su lámpara

para salir en la noche, al encuentro del amigo que ya viene.

En esta primera semana del Adviento

queremos levantarnos para esperarte preparados,

para recibirte con alegría.

Muchas sombras nos envuelven. Muchos halagos nos adormecen.

Queremos estar despiertos y vigilantes,

porque tú nos traes la luz más clara,

la paz más profunda, y la alegría más verdadera.

¡Ven, Señor Jesús! ¡Ven, Señor Jesús!

Amén.

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

ENTRONIZACION DEL LIBRO DEL CICLO “A”

Hemos concluido hermanos, un año litúrgico correspondiente al ciclo “C” con el Evangelio de San Lucas.

Hoy comenzamos un NUEVO AÑO LITÚRGICO, ciclo “A”  y es SAN MATEO quien con su EVANGELIO nos irá iluminando domingo tras domingo para que podamos vivir según la voluntad de Dios.

Recibamos solemnemente el nuevo Leccionario con el que este Año Litúrgico vamos a escuchar la Palabra de Dios.

Cantamos.

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

En la primera lectura, el profeta Isaías, nos relata cómo muchos irán a la presencia del Señor y nos invita a cambiar la guerra por la paz.

Pablo nos dice en la segunda lectura, que está cerca el momento del encuentro con Dios y nos invita a un cambio positivo en nuestra vida, donde no tiene cabida el mal.

En el evangelio, Jesús nos invita a estar vigilantes ante su llegada. No desaprovechemos este tiempo de Adviento para una profunda conversión.

Escuchemos.

HOMILÍA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Llegó el Adviento y comenzamos a prepararnos para recibir la Navidad. Roguemos al Señor que este tiempo produzca en cada uno frutos de paz y la alegría.

A cada oración respondamos:

! VEN SEÑOR QUE TE ESPERAMOS!

1. Por la Iglesia, para que llenos de gozo por este tiempo de espera, sepamos estar despiertos y descubrir en cada persona el rostro de Dios.                                                                                      

                                                                                      ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Por el Papa, Obispos, sacerdotes y laicos comprometidos, para que manifiesten, con sus obras, la fe y la esperanza en la venida de Cristo. 

                                                                                      ROGUEMOS AL SEÑOR

3. Por todos los pueblos de la tierra y de un modo especial por los que sufren los horrores del hambre, la guerra o el terrorismo. Para que encuentren el consuelo en Dios y la solidaridad de todos nosotros.

 

                                                                                         ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por aquellos en quienes la dureza de la vida ha apagado toda ilusión: para que nuestra oración y fraternidad hagan florecer en ellos la esperanza y la voluntad de comprometerse por un mundo mejor.

                                                                                         ROGUEMOS AL SEÑOR

5. Por quienes formamos parte de esta comunidad Parroquial. Para que, abiertos al Adviento, sigamos creciendo en renovación, en coherencia y en fidelidad al Evangelio. 

                                                                                         ROGUEMOS AL SEÑOR                                                                

Padre nuestro, escucha la plegaria de tu pueblo y no permitas que nos desviemos de tu camino, para que vivamos siempre en vela, aguardando la venida de tu Hijo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

LITURGIA  EUCARISTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

Preparemos juntos nuestro pesebre.

BUEY Y ASNO

            El buey nos evoca las tareas de labranza, representa el duro trabajo humano, el pesado yugo del trabajo que el Mesías viene a compartir con los hombres.

            El asno, con su mansedumbre, nos invita a pensar que este niño, arropado entre pajas y heno, al calor de los animales, no es un monarca terreno, Cristo es un Rey manso, portador y el creador de la paz.

PAN Y VINO

Presentamos sobre la mesa del altar, el pan y el vino; junto con ellos presentemos también una sincera disposición a vivir en la gozosa y atenta espera del Hijo de Dios, que viene a nuestro encuentro en cada momento de nuestra vida.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Jesús vino al mundo por María, vendrá glorioso al final de los tiempos, pero también viene diariamente a nosotros en la presencia de cada hermano necesitado y en este Pan con que ahora quiere alimentarnos.

 (ACCIÓN DE GRACIAS)

QUE TE VEA VENIR, SEÑOR.
Pese a los acontecimientos que, en el mundo,
son presagio de destrucción y desolación.
Me pregunto si, tu venida, ya nunca ocurrirá.
Miro al mundo, y me asusto de lo que acontece en él.

QUE TE VEA VENIR, SEÑOR
Necesito un soplo de tu presencia, la esperanza de tu Palabra.
La seguridad de tus promesas.
La justicia, frente a tanta mediocridad.
Tu verdad, ante tanta mentira.
Tu nacimiento, ante tanta muerte.
QUE TE VEA VENIR, SEÑOR
Porque, a veces siento, que mis ojos buscan lo efímero,
que mis manos acarician el gusto por las cosas,
que mis pies, prefieren los caminos fáciles.
Siento el cansancio de la espera.
QUE TE VEA VENIR, SEÑOR
Amén

DESPEDIDA

 

MISA CON NIÑOS. 11’30AM

 

 

MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos días a todos hermanos. Bienvenidos a esta Eucaristía en el primer domingo de Adviento.

Es tiempo de gracia y esperanza; de días que nos conducirán a la Navidad. Hemos de preparar nuestras vidas y nuestros corazones, nuestra parroquia y nuestras familias, para la llegada del Señor a nuestras vidas.

Permanezcamos atentos, despiertos…

De pie, cantamos.

CORONA DE ADVIENTO

Al comenzar el nuevo Año Litúrgico, vamos a bendecir esta corona, con la que inauguramos también el Tiempo de Adviento. Encender, semana tras semana, los cuatro cirios de esta corona debe ser un reflejo de nuestra gradual preparación para recibir al Señor Jesús en la Navidad. Las luces de las velas nos recuerdan que Él es la Luz del mundo que ha venido a disipar las tinieblas. El color verde de la corona simboliza la vida y la esperanza que Él nos ha venido a traer.

 (Una persona encenderá la primera vela, al mismo tiempo que se lee esta oración o se canta algo apropiado a la corona).

ORACION DEL ENCENDIDO DE LA PRIMERA VELA

Encendemos, Señor, esta luz,

como aquel que enciende su lámpara

para salir en la noche, al encuentro del amigo que ya viene.

En esta primera semana del Adviento

queremos levantarnos para esperarte preparados,

para recibirte con alegría.

Muchas sombras nos envuelven. Muchos halagos nos adormecen.

Queremos estar despiertos y vigilantes,

porque tú nos traes la luz más clara,

la paz más profunda, y la alegría más verdadera.

¡Ven, Señor Jesús! ¡Ven, Señor Jesús!

Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA

 

ENTRONIZACION DEL LIBRO DEL CICLO “A”

Hemos concluido hermanos, un año litúrgico correspondiente al ciclo “C” con el Evangelio de San Lucas.

Hoy comenzamos un NUEVO AÑO LITÚRGICO.

Recibamos solemnemente el nuevo Leccionario con el que este Año Litúrgico vamos a escuchar la Palabra de Dios.

Cantamos.

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Escuchemos, bien despierto, el mensaje que Dios nos dirige hoy.

LITURGIA  EUCARISTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

Preparemos juntos nuestro pesebre.

BUEY Y ASNO

            El buey nos evoca las tareas de labranza, representa el duro trabajo humano, el pesado yugo del trabajo que el Mesías viene a compartir con los hombres.

            El asno, con su mansedumbre, nos invita a pensar que este niño, arropado entre pajas y heno, al calor de los animales, no es un monarca terreno, Cristo es un Rey manso, portador y el creador de la paz.

PAN Y VINO

Presentamos sobre la mesa del altar, el pan y el vino; junto con ellos presentemos también una sincera disposición a vivir en la gozosa y atenta espera del Hijo de Dios, que viene a nuestro encuentro en cada momento de nuestra vida.

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Jesús vino al mundo por María, vendrá glorioso al final de los tiempos, pero también viene diariamente a nosotros en la presencia de cada hermano necesitado y en este Pan con que ahora quiere alimentarnos.

PLEGARIA UNIVERSAL

Llegó el Adviento y comenzamos a prepararnos para recibir la Navidad. Roguemos al Señor que este tiempo produzca en cada uno frutos de paz y la alegría.  A cada oración respondamos:

! VEN SEÑOR QUE TE ESPERAMOS!

1. Por la Iglesia, para que llenos de gozo por este tiempo de espera, sepamos estar despiertos y descubrir en cada persona el rostro de Dios.                                                                                       

                                                                                      ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Por el Papa, Obispos, sacerdotes y laicos comprometidos, para que manifiesten, con sus obras, la fe y la esperanza en la venida de Cristo. 

                                                                                      ROGUEMOS AL SEÑOR

3. Por todos los pueblos de la tierra y de un modo especial por los que sufren los horrores del hambre, la guerra o el terrorismo. Para que encuentren el consuelo en Dios y la solidaridad de todos nosotros.

                                                                                         ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por aquellos en quienes la dureza de la vida ha apagado toda ilusión: para que nuestra oración y fraternidad hagan florecer en ellos la esperanza y la voluntad de comprometerse por un mundo mejor.

                                                                                         ROGUEMOS AL SEÑOR

Padre nuestro, escucha la plegaria de tu pueblo y no permitas que nos desviemos de tu camino, para que vivamos siempre en vela, aguardando la venida de tu Hijo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

(ACCIÓN DE GRACIAS)

QUE TE VEA VENIR, SEÑOR.
Pese a los acontecimientos que, en el mundo,
son presagio de destrucción y desolación.
Me pregunto si, tu venida, ya nunca ocurrirá.
Miro al mundo, y me asusto de lo que acontece en él.

 

QUE TE VEA VENIR, SEÑOR
Necesito un soplo de tu presencia, la esperanza de tu Palabra.
La seguridad de tus promesas.
La justicia, frente a tanta mediocridad.
Tu verdad, ante tanta mentira.
Tu nacimiento, ante tanta muerte.


QUE TE VEA VENIR, SEÑOR
Amé
n

Repost 0
Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
18 noviembre 2016 5 18 /11 /noviembre /2016 22:53

MONICIÓN DE ENTRADA

¡Muy buenos días (noches) a todos los hermanos y hermanas! Bienvenidos a esta solemne celebración eucarística.

Hoy —último domingo del Año Litúrgico— nuestros ojos se fijan en Jesucristo, Rey del Universo. Rey de vida nueva que quiere reinar en el corazón de cada ser humano y de cada familia.

Hoy concluye también el Año de la Misericordia. Bendigamos al Señor por este tiempo de gracia que nos ha concedido, para que aprendamos a ver en Cristo, el rostro de la misericordia del Padre.

Celebremos y aclamemos juntos y gozosos a nuestro Rey cantando. De pie.

SALUDO INICIAL

ACTO PENITENCIAL

GLORIA

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

En el Segundo libro de Samuel se narra el momento en que David es ungido Rey. Las Tribus de Israel lo reconocen como el elegido por Dios para pastorear a su pueblo.

Pablo, en la segunda lectura nos presenta un bello himno de alabanza a Dios por la victoria de Jesucristo, que venciendo a la muerte, nos hace herederos y destinatarios del Reino de Dios.

San Lucas en el evangelio nos transmite una hermosa lección sobre la misericordia y la conversión. Que también nosotros, nos sepamos conducir con la fe y confianza del buen ladrón.

Escuchemos.

HOMILÍA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Llenos de confianza, dirijamos nuestras súplicas a Cristo, Rey del Universo y Señor de nuestras vidas.A cada petición diremos: 

“MANTENNOS EN TU SERCICIO, SEÑOR”

1. Por la Iglesia, para que seamos fieles en medio de nuestra sociedad, a los valores del Reino que Jesús nos enseñó.

                                                                                          ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Por el Papa, obispos y sacerdotes, para que sean en el mundo el rostro de la misericordia del Padre.

                                                                                          ROGUEMOS AL SEÑOR

3. Por aquellos que tienen poder económico o tecnológico, por los científicos de todo el mundo: para que siempre pongan al hombre y sus derechos en el centro de sus preocupaciones.                                                           

                                                                                          ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por los cristianos, para que, renovados por la vivencia de este Jubileo de la Misericordia, continuemos con una auténtica actitud de conversión y como instrumentos de perdón.

                                                                                          ROGUEMOS AL SEÑOR

5.- Por nosotros, para que el Jubileo que hoy clausuramos se continúe con nuestra vida mediante las obras de misericordia corporales y espirituales. 

                                                                                          ROGUEMOS AL SEÑOR

Padre, que tu Reino que proclamó Jesucristo, crezca en esta tierra para que todos, un día disfrutemos de tu presencia en el Cielo. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

LITURGIA  EUCARISTICA

 

MONICIÓN DE OFRENDAS

FRUTAS

Mira, Señor, te traemos esta bella y suculenta cesta de frutos. Tú nos los regalas a través de la naturaleza para nuestro alimento y el gusto de nuestro paladar. Hoy te la ofrecemos en reconocimiento de que eres el Señor y Rey de todo lo que Tú mismo has creado. Te agradecemos también el que nos hayas dado la responsabilidad de cuidarlo, conservarlo y multiplicarlo.

CRUZ Y CORONA

Cristo es Rey. Su trono fue una cruz y su corona era de espinas. Al presentarlas te entregamos nuestros sufrimientos y asumimos que el amor debe pasar por la entrega y la renuncia a uno mismo para llegar –como Él- a la feliz Resurrección.

PAN Y VINO

Muchas veces los productos de la tierra son fruto del trabajo en un mundo injusto. Muchas veces también son fruto de las manos que trabajan por la justicia y la paz.

Nuestros dones serán el pan de vida, la bebida de salvación, el Cuerpo y la Sangre del Señor  que nos llama a su reino de verdad y de amor.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Estamos participando en la Celebración de la Fiesta de Cristo Rey  entre nosotros. Las fiestas se completan con la comida de amigos. Jesús nos invita ahora a su Mesa a participar en su Banquete.

 (ACCIÓN DE GRACIAS)

Jesús mi Rey,

que Tu pan de vida nos sustente

y Tu copa sea nuestra alegría y esperanza
para llevar a cabo la misión que se nos ha encomendado
la de establecer definitivamente Tu reino.

Jesús mi Rey

que, frente a otros dioses que intentan colocarse en mi vida,

Tú mi Rey, seas mi centro.

Me consagro a Ti,

como vasallo de tu Reino:

ayúdame a trabajar por él y a construirlo con tu Espíritu.

Enséñame a escuchar y valorar las Escrituras,

inspírame acierto en mis decisiones y proyectos.

Que cuando regreses, oh –mi gran Rey-

puedas decir:

¡He aquí a un siervo bien dispuesto!

Amén

 

DESPEDIDA

 

MISA CON NIÑOS. 11’30 AM

MONICIÓN DE ENTRADA

¡Muy buenos días a todos los hermanos y hermanas! Bienvenidos a esta solemne celebración eucarística.

Hoy —último domingo del Año Litúrgico— nuestros ojos se fijan en Jesucristo, Rey del Universo. Hoy concluye también el Año de la Misericordia. Bendigamos al Señor por este tiempo de gracia que nos ha concedido, para que aprendamos a ver en Cristo, el rostro de la misericordia del Padre.

Celebremos y aclamemos juntos y gozosos a nuestro Rey cantando. De pie.

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Escuchemos la Palabra de vida que Dios nos ofrece hoy.

 

LITURGIA  EUCARISTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

FRUTAS

Mira, Señor, te traemos esta bella y suculenta cesta de frutos. Tú nos los regalas a través de la naturaleza para nuestro alimento y el gusto de nuestro paladar. Hoy te la ofrecemos en reconocimiento de que eres el Señor y Rey de todo lo que Tú mismo has creado. Te agradecemos también el que nos hayas dado la responsabilidad de cuidarlo, conservarlo y multiplicarlo.

CRUZ Y CORONA

Cristo es Rey. Su trono fue una cruz y su corona era de espinas. Al presentarlas te entregamos nuestros sufrimientos y asumimos que el amor debe pasar por la entrega y la renuncia a uno mismo para llegar –como Él- a la feliz Resurrección.

PAN Y VINO

Muchas veces los productos de la tierra son fruto del trabajo en un mundo injusto.

Muchas veces también son fruto de las manos que trabajan por la justicia y la paz.

Nuestros dones serán el pan de vida, la bebida de salvación, el Cuerpo y la Sangre del Señor  que nos llama a su reino de verdad y de amor.

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Estamos participando en la Celebración de la Fiesta de Cristo Rey  entre nosotros. Las fiestas se completan con la comida de amigos. Jesús nos invita ahora a su Mesa a participar en su Banquete.

PLEGARIA UNIVERSAL

Llenos de confianza, dirijamos nuestras súplicas a Cristo, Rey del Universo y Señor de nuestras vidas.

A cada petición diremos: 

“MANTENNOS EN TU SERCICIO, SEÑOR”

1. Por la Iglesia, para que seamos fieles en medio de nuestra sociedad, a los valores del Reino que Jesús nos enseñó.

                                                                                          ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Por el Papa, obispos y sacerdotes, para que sean en el mundo el rostro de la misericordia del Padre.

                                                                                          ROGUEMOS AL SEÑOR

3. Por aquellos que tienen poder económico o tecnológico, por los científicos de todo el mundo: para que siempre pongan al hombre y sus derechos en el centro de sus preocupaciones.                                                          

                                                                                          ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por los cristianos, para que, renovados por la vivencia de este Jubileo de la Misericordia, continuemos con una auténtica actitud de conversión y como instrumentos de perdón.

                                                                                          ROGUEMOS AL SEÑOR

Padre, que tu Reino que proclamó Jesucristo, crezca en esta tierra para que todos, un día disfrutemos de tu presencia en el Cielo. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 

(ACCIÓN DE GRACIAS)

Jesús mi Rey,

que Tu pan de vida nos sustente

y Tu copa sea nuestra alegría y esperanza
para llevar a cabo la misión que se nos ha encomendado
la de establecer definitivamente Tu reino.

Jesús mi Rey

que, frente a otros dioses que intentan colocarse en mi vida,

Tú mi Rey, seas mi centro.

Amén

Repost 0
Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
11 noviembre 2016 5 11 /11 /noviembre /2016 19:35

MONICIÓN DE ENTRADA

Muy buenos días (noches) hermanos. Seamos bienvenidas y bienvenidos.

Estamos en el penúltimo domingo del Año Litúrgico y la celebración de hoy nos introduce en la contemplación del gran día de la Venida gloriosa y definitiva del Señor Jesús. La meta final hacia la que nos conduce, es el nuevo cielo y la nueva tierra, la eternidad junto a Él.

Que ello  nos  motive,  a esforzarnos a ser mejores personas cada día y a través de nuestras buenas obras, seamos portadores del mensaje de Salvación.

De pie, cantamos.

SALUDO INICIAL

ACTO PENITENCIAL

GLORIA

ORACION COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Malaquías nos recuerda en la primera lectura,  que Dios es Justo con todos. Nuestro castigo o recompensa dependerá de nuestros actos.

San Pablo, en la segunda lectura nos exhorta a no ser una carga para nadie, indicándonos que con nuestro trabajo debemos contribuir a humanizar la tierra y a edificar desde ahora, el Reino.

Jesús, nos invita en el Evangelio a la esperanza y confianza en Él, en medio de las dificultades, luchas y contratiempos que van a rodear nuestra vida. 

HOMILÍA

CREDO

PLEGARIA UNIVERSAL

Poniendo nuestra vida en las manos de Dios nuestro Padre, presentémosle las necesidades de la Iglesia y del mundo entero. A cada petición diremos: 

¡AUMENTA NUESTRA ESPERANZA, SEÑOR!

1.- Por nuestra Iglesia, para que sigamos fieles a la misión de Jesucristo viviendo una auténtica comunión entre todos. 

                                                                                             ROGUEMOS AL SEÑOR

2.- Por el Papa Francisco, para que sea siempre testimonio vivo del anuncio de un nuevo mundo, en el que el odio se convierte en amor, la duda en verdad, la discordia en paz, el dolor en placer y la tristeza en alegría

                                                                                            ROGUEMOS AL SEÑOR

3.- Por los que gobiernan, por todos los que trabajan por lograr la paz, fruto de la  justicia; para que colaboren con su tarea, en la construcción de un mundo nuevo según el proyecto de Dios.

                                                                                            ROGUEMOS AL SEÑOR

4.- Por los que sufren persecución, especialmente los cristianos que están siendo testigos de Cristo en el Medio Oriente, para que la fuerza de Jesús les anime y se mantengan siempre firmes en su fe. 

                                                                                             ROGUEMOS AL SEÑOR

5.- Por nuestros jóvenes, que se preparan para el sacramento de la Confirmación viviendo el retiro espiritual, para que descubran el amor que Jesús les tiene y se comprometan por Él.                                                                                          

                                                                                            ROGUEMOS AL SEÑOR

Recibe en tu misericordia, Padre, las oraciones de tu Iglesia. Ayúdanos a caminar a través de las penas y alegrías de la vida con una firme esperanza en ti. Te lo pedimos por medio de Jesucristo nuestro Señor.

LITURGIA  EUCARISTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

PAN Y VINO

Señor, éste es el pan que nos sirve de alimento. Tómalo tú y transfórmalo en pan del  cielo. Este vino significa la alegría de vivir en amistad. Tómalo y transfórmalo en  el vino de tu eucaristía.

SANTO

PADRE NUESTRO

SALUDO DE PAZ

CORDERO DE DIOS

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Mientras nos encontramos en serena y confiada espera de la segunda venida del Señor, recibimos el alimento de su Palabra, y ahora el de su Cuerpo y Sangre, entrando en una íntima comunión con Él y recibiendo ya un anticipo de esa gloria futura.

(ACCIÓN DE GRACIAS)

Quédate con nosotros, Señor,
cuando llega la noche y el sol se acuesta.
Quédate con nosotros y con nuestros hermanos. 
Quédate con nosotros en la noche de nuestro día,
al atardecer de la vida, al anochecer del mundo.

Quédate con nosotros con tu amor y ternura, 
con tu palabra y tus sacramentos,
con tu consuelo y bendición.
Quédate con nosotros cuando llega a nosotros
la noche de la aflicción y del temor,
la noche de la duda y de la tentación, 
la noche de la muerte dolorosa.

Quédate con nosotros y con todos los que son tuyos
en tiempo y eternidad.  

Amén.
 

DESPEDIDA

MISA CON NIÑOS. 11’30AM

MONICIÓN DE ENTRADA

Muy buenos días hermanos. Seamos bienvenidas y bienvenidos.

Estamos terminando un ciclo litúrgico y con ello escuchamos cómo Dios nos dice que no nos deja solos. Nos acompaña constantemente en toda nuestra historia humana. Deseando acogerle en la eucaristía, empecemos de pie y cantando.

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN  A LAS  LECTURAS

Escuchemos con mucha atención la Palabra de Dios.

LITURGIA  EUCARISTICA

MONICIÓN DE OFRENDAS

PAN Y VINO

Señor, éste es el pan que nos sirve de alimento. Tómalo tú y transfórmalo en pan del  cielo. Este vino significa la alegría de vivir en amistad. Tómalo y transfórmalo en  el vino de tu eucaristía.

MONICIÓN DE COMUNIÓN

Mientras nos encontramos en serena y confiada espera de la segunda venida del Señor, recibimos el alimento de su Palabra, y ahora el de su Cuerpo y Sangre, entrando en una íntima comunión con Él y recibiendo ya un anticipo de esa gloria futura.

PLEGARIA UNIVERSAL

Poniendo nuestra vida en las manos de Dios nuestro Padre, presentémosle las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

A cada petición diremos: ¡AUMENTA NUESTRA ESPERANZA, SEÑOR!

1.- Por nuestra Iglesia, para que sigamos fieles a la misión de Jesucristo viviendo una auténtica comunión entre todos. 

                                                                                             ROGUEMOS AL SEÑOR

2.- Por el Papa Francisco, para que sea siempre testimonio vivo del anuncio de un nuevo mundo, en el que el odio se convierte en amor, la duda en verdad, la discordia en paz, el dolor en placer y la tristeza en alegría

                                                                                            ROGUEMOS AL SEÑOR

3.- Por los que gobiernan, por todos los que trabajan por lograr la paz, fruto de la  justicia; para que colaboren con su tarea, en la construcción de un mundo nuevo según el proyecto de Dios.

                                                                                            ROGUEMOS AL SEÑOR

4.- Por nuestros jóvenes, que se preparan para el sacramento de la Confirmación viviendo el retiro espiritual, para que descubran el amor que Jesús les tiene y se comprometan por Él.                                                                                           

                                                                                            ROGUEMOS AL SEÑOR

Recibe en tu misericordia, Padre, las oraciones de tu Iglesia. Ayúdanos a caminar a través de las penas y alegrías de la vida con una firme esperanza en ti. Te lo pedimos por medio de Jesucristo nuestro Señor.

(ACCIÓN DE GRACIAS)

Quédate con nosotros, Señor,
cuando llega la noche y el sol se acuesta.
Quédate con nosotros y con nuestros hermanos. 
Quédate con nosotros en la noche de nuestro día,
al atardecer de la vida, al anochecer del mundo.
Quédate con nosotros con tu amor y ternura, 
con tu palabra y tus sacramentos,
con todos los que son tuyos
en tiempo y eternidad.  

Amén.

Repost 0
Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo
6 noviembre 2016 7 06 /11 /noviembre /2016 20:10
Repost 0
Published by Ministerio de Liturgia
Comenta este artículo